Facebook Twitter Google +1     Admin
20070525232933-antonio-pera-josefa-bracero-y-manolo-ortega.jpgAntonio Victor Pera Quintana (22 de Noviembre de 1923-25 de Julio del 2004) no sospechó aquel 2 de Febrero de 1939, cuando inició su vida profesional en la Radio santiaguera, que dedicaría su vida a la locución, primero en los ámbitos radiofónicos y luego en los televisivos. “Comencé en la CMCK (1400 Khz.) una emisora muy pequeña en la que el locutor era, a la vez, el operador del transmisor, del control y de la cabina. Cuando terminaba la transmisión, tenía que cerrar la puerta y llevarle la llave al dueño que vivía al lado; cuando sonaba el teléfono ponía un disco suficientemente largo para atender las llamadas”. Allí en su amada Santiago, recorrió también entre otras la CMKC y la Cadena Oriental de Radio , que comenzó teniendo como planta matriz a la CMKW y que luego instaló repetidoras en diferentes lugares del país y finalmente lo hizo a la inversa, es decir desde La Habana. “Al principio fui comentarista deportivo en el Noticiero Onda Oriental, no entendía el deporte pero con los recortes de periódico hacia los comentarios como si fuera un experto”. En Cadena Oriental de Radio, estuvo hasta finales de 1948, compartió con artistas que luego brillarían en las Artes Escénicas cubanas, como Juan Carlos Romero (entonces director del cuadro dramático), Salvador Wood, Yolanda Pujols y Rafael Linares. En los escritores se destacaron Eduardo Riera y Gabriel Coderch. Pera hacia allí de actor, escritor y narrador. Al culminar 1948, la Cadena Oriental de Radio decidió fundar en Santiago de Cuba, una pequeña emisora, Reloj del Aire, 800 Khz., (similar a Radio Reloj) y Pera fue nombrado su director. “Duró dos años, transmitía desde las 6 a.m. hasta las 12 de la noche. La planta introdujo adaptaciones técnicas, entre ellas el metrónomo electrónico. En bloques de una hora ofrecía comerciales y noticias, que generalmente redactaban sus propios periodistas. Allí también laboró ocasionalmente Yolanda Pujols, junto a su hermana Carmen que se formó allí como locutora, por azar, pues era recortadora de noticias. El Pendulazo, Sección critica, fue famosa, por la denuncia a problemáticas sociales publicadas en la prensa”. Por años, Pera animó, un destacado programa musical donde amenizaba como Director de Orquesta Chepin-Choven, cuya boda se transmitió por Radio. Asistían artistas procedentes de La Habana y otros contratados. El pianista acompañante se llamaba Luis Mariano Carbonell (Premios Nacionales de Humorismo y Musica 2003), declamador devenido, después “El Acuarelista de la poesía antillana”. En 1954 vino con el elenco de Cadena Oriental de Radio, a la emisora matriz de la Cadena en la capital, sumándose como una más a la treintena de emisoras que transmitían acá, lideradas por CMQ. Antonio Pera en esa época simultaneó su labor en el Circuito Nacional Cubano –CNC- (hoy Radio Rebelde) como narrador de Radionovelas, entre ellas: “La virgen de las lomas” (1954), “Taguari”, (escribía Francisco Pazos y protagonizado por Rolando Leyva, quien también había sido uno de los originales “Tres Villalobos”). La serie por varios años compitió con “Leonardo Moncada” (escrita por Enrique Nuñez Rodriguez, Premio Nacional de Radio 2002), y de larga data en la historia de las aventuras radiales cubanas. En octubre de 1955, la prensa lo calificaba así: “Buen animador, voz, dicción, sentido comercial, ha ganado calidad como locutor. No es el animador mas popular de La Habana, porque no ha hablado por CMQ, sino que lo hace por Cadena Oriental de Radio”. En Marzo de 1958, ingresó a la TV, cuando devino fundador del Canal 12 habanero (Telecolor) con los noticieros de la Revista Informativa.  Después del triunfo de la Revolución en 1959, junto a Eddy Martin (Premio Nacional de Televisión 2003) fue designado locutor del Frente Independiente de Emisoras Libres –FIEL- que tenía su planta matriz en el Canal 2 Telemundo, allí ambos hacían noticieros televisivos. Antonio Pera, fue junto a Manolo Ortega (Premio Nacional de TV 2003), uno de los fundadores del Noticiero Nacional de Televisión, trinchera donde por décadas protagonizó el buen decir de la información cotidiana a nuestro pueblo y asumió la presentación de significativos eventos políticos desde cualquier lugar de Cuba. En la década del 60, fue además narrador de aventuras televisivas y animador de Desfile de la Alegría, el estelar musical de la pantalla cubana. Llegó a la docencia antes de jubilarse y también a los jurados de Festivales Radiales y Televisivos, labores que llenaron su tiempo, cuando llegó el nominal retiro laboral. Adalid del buen hablar en los Medios, no hubo curso, taller y conferencia en provincias, en la sede central de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba –UNEAC-, o en cualquier foro, donde no sumara adeptos para el profesionalismo de la locución cubana. Su magisterio vivo llegó a las Comisiones de Evaluación, a la tutoría de proyectos docentes y la enseñanza a las nuevas generaciones. Su hablar sosegado no revelaba su energía insospechada. Siempre cortes y caballeroso, fiel a la Revolución, a su familia, a sus amistades, a sus colegas. Antonio Victor Pera Quintana, se mantuvo en acción hasta el momento mismo de enfermar. Poco tiempo después partió dejándonos un ejemplo perdurable.Fue galardonado con el Premio Nacional de TV-2004. “Lo mas preocupante es la corrección del habla. Todo el que se dirige a través de los medios de comunicación masiva es un comunicador, pero depende mucho de su cultura y de su reserva de vocabulario para llegar a la gente. No se pueden decir disparates”. Bibliografía 1.- Entrevista personal a Antonio Pera 2.- www.radioreloj.cu 3.- Bracero, Josefa. Rostros que se escuchan. Letras Cubanas, La Habana 2002. Fuente: CUBARTE  Por: Mayra Cue Sierra  /14 de Febrero, 2007 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris