Facebook Twitter Google +1     Admin
20070830232710-collage-de-canales-y-emisoras.gifRegresar desde Madrid a La Habana es, desde el punto de vista de un ex trabajador de la televisión pública, un inmenso consuelo. Durante estas últimas vacaciones estivales he comprobado una vez más la extraordinaria calidad técnica de las producciones españolas, en tanto que sus homólogas cubanas no brillan precisamente por esa virtud, que algunos consideran algo menos que imprescindible para el espectador. Y es que tanto en las cadenas privadas, como en la veterana TVE, lo importante no son los contenidos sino el colorido, la precisión del objetivo, la nitidez del sonido, En el Instituto Cubano de Radio y Televisión no cuentan con esos medios tan ultramodernos como los que se apilan en los platós de los estudios del llamado primer mundo, y naturalmente los pequeños fallos técnicos se suceden con exquisita periodicidad, pero ello no es óbice para que uno pueda disfrutar de la pequeña pantalla.  Hay un dato que debo destacar a la hora de establecer puntos de diferencia entre ambas formas de expresión: la absoluta ausencia de publicidad comercial en la TV cubana, así como una envidiable manía por lo auténtico, que lleva a los directivos del ICRT a exhibir todas las películas en versión original, con subtítulos en castellano. Eso no habría español de a pie que lo soportara, y si me apuran, hasta podría decir que incluso los compatriotas que suelen utilizar el intelecto, ya se han acostumbrado a aquel doblaje tan tierno y peculiar de los años sesenta, que hiciera imprescindibles a actores como Rogelio Hernández, Constantino Romero, Miguel Ángel Valdivieso, José Guardiola (no el cantante de mismo nombre), Rosa María Hernández, Fernando Ulloa, Rafael Luis Calvo, Félix Acaso, Juan Manuel Soriano, Elvira Jofre, etc., etc. Lo que pasa es que hoy en día esos menesteres no se miman con tanta profesionalidad, por lo que el doblaje en España resulta hoy tan patético como la programación de las cadenas de televisión. La Revolución cubana ha logrado lo impensable: que haya todavía visitantes (algunos de los cuales, por cierto, blasonan de un mediano cociente intelectual), a quienes la TV cubana les parece todo menos buena. La desgracia de estas personas es no poder imaginar las delicias constantes a las que me entrego cada día en los cinco canales que existen en la isla más independiente del globo, porque me he acostumbrado a vivir sin anuncios, sin quincalla, sin mentiras y sin oropel. A quienes no tienen el placer de saborear esta TV, les falta algo imposible de adquirir en ese territorio comanche llamado Europa, cual es ignorar si existe el Corte Inglés o la Coca Cola, y que se puede vivir en plenitud; que aquí no se utilizan los medios de comunicación para vender nada, y sí para mostrar casi todo lo fundamental en la vida de una persona, en lo que se refiere a la cultura, el desarrollo social, educativo, sanitario, sin olvidar el entretenimiento.  En España es absolutamente imposible escapar a las interesantísimas aventuras de La Pantoja para liberarse de la cárcel, las increíbles peripecias de decenas de psicópatas vestidos o desnudas, hombres y mujeres, que vierten toda serie de mentiras ante las cámaras, logrando que los adolescentes españoles crean que la TV es poco menos que una cloaca que produce mucho dinero, por lo que es más que normal que un niño de Málaga quiera convertirse en puto antes que en ingeniero de caminos.  El amarillismo de que gozan todos los canales al servicio de los gigantes empresariales llega también, cómo no, hasta los servicios informativos, que no sólo son mancillados en sus obligados y pretendidos objetivos de rigor y veracidad por los intereses de partido (PP y PSOE), sino también por los continuos cortes de spots publicitarios que patrocinan la violencia de género, los asesinatos de adolescentes, las muertes en carretera y el terrorismo del primer mundo, ese que ha hecho tan famosos a José Maria Aznar, George W Bush, Javier Solana, Tony Blair, Luís Posada Carriles, el ex teniente Coronel Galindo, Billy el Niño, la Fundación Francisco Franco o Felipe González.  Veamos lo más destacado que se puede ver un día cualquiera en cinco canales de la TV española de cobertura nacional, e imaginemos además los miles de anuncios con que se intenta asesinar la inteligencia y capacidad de decisión de un espectador indefenso: TVE – 1: Corazón, corazón (cotilleo a go-gó), Gente (más de lo mismo), La Tele de tu Vida (añorando a Franco), Los Desayunos de TVE (promoción del PSOE), Mira quién baila (dinero para la nieta de Franco), Telediarios 1, 2 y 3 (más promoción del PSOE y manipulación sobre la actualidad de Venezuela y Cuba, con toques a Ecuador y Bolivia) y DOS HORAS Y MEDIA DE ANUNCIOS TVE.- 2: Al filo de lo imposible (lo mejor del ente, ofrecido a hora intempestiva), Aquí hay trabajo (espacio de ciencia-ficción), Cartelera (promoción de las peores películas made in USA), Crónicas (documental sobre cómo se abandonan los pueblos, o cómo se trata a los inmigrantes, pero sin decir porqué), Deportes (promoción del Real Madrid) y UNA HORA Y MEDIA DE ANUNCIOS. ANTENA-3: Megatrix (para niños violentos), La Ruleta de la Suerte (promoción sobre lo estupendo que resulta no trabajar y llevarse unos billetes sin esfuerzo), Los Simpson (lo mejor, aunque el creador de la serie nos aclare que Homer es sencillamente un imbécil), Madre Luna (futurología y videncia para ingenuos), No somos Ángeles (programa de hospitales donde, como en Doctor House, jamás sale la escena en la que presentan la factura al enfermo o a los familiares), Uno contra cien (concurso donde se demuestra la incultura supina de los españoles) y  TRES HORAS Y MEDIA DE PUBLICIDAD. TELE – 5: Informativos (promoción del PSOE con guiños al PP por si acaso), Supercopa (promoción del Real Madrid), Birlokus Club (programa para niños con mente difícil), Embrujadas (asesinatos de brujas y sus conductas tan peculiares), Bricomanía (lo más cultural de la cadena), Rex (dinero y locura), Cine On (filmes made in USA interrumpidos cuatro veces a la hora), El Buscador de Historias (programa en el que se busca el mayor número de estupideces protagonizadas por famosos o sus vecinos) y CUATRO HORAS DE PUBLICIDAD LA CUATRO: Lucha Libre (combates de circo made in USA), Supermodelo 2007 (para convencer a los jóvenes que la pasarela y la fama son mejores que el estudio y la cultura), Factor X (espacio donde los psicópatas españoles juegan a ser famosos cantando), La NBA (promoción del baloncesto made in USA que como todos sabemos es el único que existe), Informativos de la Cuatro (promoción del diario El País, de Prisa, del PSOE y manipulación constante de la actualidad de Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia, China, Iraq, etc.), pero sólo UNA HORA Y MEDIA DE ANUNCIOS. Y ahora, algunos de los espacios que he visto y disfrutado en la TV cubana  (Cubavisión, Tele Rebelde, Educativo 1, Educativo 2 y Canal Habana). ¿Hacia una TV interactiva? Programa donde se analizan las razones por las que una persona en Gran Bretaña o USA pasan un cuarto de su vida frente al televisor.  Lo Mejor del Vídeo Clip cubano (espacio dedicado a las producciones musicales en todas las facetas de la música) Mesa Redonda (excelente informativo de actualidad) Mister Bean (serie cómica bien conocida, pero en versión original) El Crimen Perfecto (USA, suspense) Cine sin interrupciones y V.O. Un palco en la Opera (Rigoletto)  Espectacular (concierto de Robbie Williams) Paréntesis (programa dedicado a las vanguardias culturales en la isla) Andar La Habana (espacio dedicado a la historia de la ciudad y sus personajes) Juegos Parapanamaericanos Río 2007 (también los discapacitados tienen derecho a competir) Información continua y detallada del huracán Dean (a todas horas) Clase de Inglés A todo Jazz (lo mejor de ese estilo en Cuba y en el mundo) El Espectador Crítico (espacio cinematográfico en el que se programan filmes de indudable calidad e interés artístico) Los Beatles (documental sobre la primera actuación del célebre cuarteto en USA en 1965) Versión original subtitulada Clase de Ajedrez con partidas de los grandes maestros Entre Valles y Montañas (espacio dedicado a la geografía de Cuba) La Séptima Puerta (espacio cinematográfico dedicado a los grandes filmes de la historia del séptimo arte)... Y NI UN SOLO MINUTO DE PUBLICIDAD No me hablen de que la televisión es un medio sin remedio. En Cuba es fascinante. (Fuente: inSurGente)Autor Carlos Tena

Tomado de: http://www.cubaperiodistas.cu/noticias/agosto07/24/01.htm

 

Comentarios  Ir a formulario

gravatar.comloquito

este tio está loco. en Cuba sí hay publicidad, pero es politica, y suena a toda hora, a cada momento, es terrible eso. te lo digo yo que tengo una antena y prefiero ver los comerciales que los spots patrioticos que me quierenm adoctrinar

Fecha: 21/10/2007 12:38.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris