Facebook Twitter Google +1     Admin
20080202231634-tv.jpg

El IV Festival Nacional de Televisión en Cuba, abogó por una televisión culta, variada e inteligente según se pronunciaron los participantes en el evento, inaugurado este miércoles en el cine La Rampa, ubicado en el centro del Vedado en la capital cubana.

 

 

Las sesiones del encuentro, que se extenderán hasta el próximo dos de febrero, están dedicadas al homenaje póstumo de uno de sus fundadores, el popular actor y ex-galán de la Televisión Cubana Enrique Almirante, recientemente fallecido en la capital cubana.

 

El vicepresidente del Instituto Cubano de la Radio y la Televisión (ICRT) Waldo Ramírez, que es además el coordinador general del Festival, destacó que estos primeros 50 años de Revolución han sido una historia de resistencia y que el arsenal mayor de esa fuerza está en la cultura.

 

Ser culto, afirmó, ensancha los límites de cualquier debate y enriquece la crítica, intercambio que la Televisión Cubana necesita con todos los sectores de la sociedad.

 

Añadió que no hay otra opción posible que apostar por una televisión creíble, diversa, por una obra creativa que jerarquice lo cubano y lo mejor de la creación universal, por el abordaje crítico e inteligente de cualquier temática.

 

Uno de los espacios esenciales del festival resulta el evento teórico, que se desarrolla en el Centro de Prensa Internacional con temas tan complejos como la cultura y el entretenimiento en la TV, el tratamiento de la historia y la importancia de la dramaturgia.

 

El IV Festival Nacional de Televisión quedó inaugurado con un homenaje especial al recientemente desaparecido actor Enrique Almirante y un tributo a la obra del director Erick Kaupp.

 

Almirante fue recordado en el acto inaugural en el cine La Rampa, presidido por Rolando Alfonso Borges, jefe del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido, como uno de los más distinguidos fundadores de la televisión, mientras que el filme sobre Kaupp, dirigido por Roly Peña bajo el título de El aventurero, recoge testimonios de personalidades de la pantalla chica en torno a este pionero estelar del programa Aventuras.

 

Durante la presentación del documental, el actor Luis Rielo recordó cómo "el país se paralizaba para ver aquel maravilloso programa" surgido en los 60’, y al cual Kaupp, caracterizado en el acto como "el más grande de nuestros aventureros", aportó decenas de obras.

 

En cuanto al desarrollo del Festival, cuyos debates teóricos sesionaban al cierre de estas líneas, Waldo Ramírez, vicepresidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), dijo en las palabras de apertura, que este "debe convertirse en el espacio ideal para reflexionar y cuestionarnos la validez o no de lo que hacemos".

 

"No hay otra opción posible para hacer auténtico nuestro discurso que apostar por lo creíble, por una televisión diversa donde estén en constante aportación las voces del entramado social que somos, lleno de aciertos y desaciertos", afirmó.

 

Ramírez llamó a "apostar por una obra creativa, desligada de mimetismos, una televisión que jerarquice lo cubano, lo más auténtico de la cultura universal, que le dé una verdadera dimensión cultural al entretenimiento, sabiendo que la meta no está en lograr altos índices de teleaudiencia en detrimento de la calidad".

 

El también coordinador general del Festival recordó las recientes transformaciones de la televisión cubana, pero opinó que estas solo se sustentarán en el tiempo "si hacemos de cada día un taller de ideas", y votó por "el abordaje crítico e inteligente de cualquier temática y la eficacia de los mensajes".

 

FUENTE:  CUBARTE, GRANMA Y AIN 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris