Facebook Twitter Google +1     Admin
20081106230016-cesar-arredondo.jpg

Honor a quien honor merece.  Tele y Radio cede espacio a una entrevista con el gran locutor cubano César Arredondo, voz de Radio Rebelde, maestro de esta especialidad en la Isla.  Cuando, en opinión de muchos, en el panorama de la locución cubana están primando las voces agudas, "chillonas" y casi infantiles, el profesor César Arredondo mantiene su exquisito metal y es paradigma para los que comienzan en ese mundo y aspiran a tener su dicción, fluidez y excelente ritmo a la hora de presentar las noticias.    ¿Cómo olvidar el noticiero Exclusivo de Rebelde?  En el ámbito de la radio, diríamos que César tiene en su garganta una de esas "piedras" o "hierros", dignos de envidia.    Felicidades.

César Arredondo: La voz de Radio Rebelde

Si mueves el dial de tu equipo radial y, de momento, escuchas la identificativa voz de este locutor, ahí, justo en ese punto, Radio Rebelde, detienes la búsqueda, pues el diáfano sonido, el claro tono y esa inconfundible ‘garra’, son los que buscabas: has reconocido a uno de los mejores locutores de la radio nacional: César Manuel Arredondo Gutiérrez o, simplemente, César Arredondo, La Voz de Radio Rebelde.

Sí, esa voz (que identifica a la popular y gustada emisora nacional) surgiría a este popular medio en el lejano 1957, más de medio siglo locucionando, de los que lleva en la capital ya varias décadas, pues vino de su natal Camagüey en 1966. Por tanto y por todo, ahora está aquí este afable y sencillo Premio Nacional de la Radio en entrevista exclusiva para Cubarte.

UNA VOZ,  UN DECIR, UN ESTILO

César, en tu intervención o, mejor, ponencia: Papel de la Locución en la Sociedad, que leíste en el Primer Taller Científico de tu profesión, celebrado en la Ciego de Ávila del 2007, señalaste aristas de esta labor que resultan de suma importancia, en especial para los jóvenes que se inician en estas lides.

Sí, Waldo, es que siempre he pensado que este es un camino fascinante; así  sentimos, cuando nos incentiva la vocación. Hermosa meta por lo que significa la locución, ya que, de alguna manera, nos convertimos en paradigmas del bien  hablar. » 

LOS MEJORES CONSEJOS PARA LOS JÓVENES

¿Cómo debe iniciarse un joven aspirante a buen locutor?

Bien, pues, a partir de mi propia experiencia, te diré lo que primero hice: tras pasar muchos años, trabajos, dudas y más, decidí realizar estudios universitarios. Por ello, aprobé dos años  de Periodismo (como bien sabes, hoy llamada Comunicación), más tarde alcancé la Licenciatura en Historia  del Arte. Esto fue en 1977…

«Pero bueno, ya que me pides consejos, aquí va el primero: uno decisivo que no me canso de repetirme y repetirles a muchos de mis colegas, jóvenes o no, es éste: hay que saber oír.»  

Por favor, César, añade otros aspectos sobre el locutor de novelas, el  narrador…

Otro consejo de no menor significación que siempre le entrego a los colegas, en este caso, a los que van a narrar novelas, es el necesario ensayo ante el micrófono, con todos los elementos que intervienen en él. En tal sentido, es importante no cometer las siguientes torpezas: tan grave es la falta que cometemos cuando dejamos solo a un compañero ‘en situación’ (término técnico, como sabes, de la actuación), como cuando esperamos una transición para abandonar el estudio. Aunque tú sabes el término, porque estudiaste en la Escuela Nacional de Teatro, pero lo recalco para los ciberlectores: cuando un actor está en ‘situación’, ése es un acto de entrega y profesionalidad que se debe respetar y compartir.»

«Cierto, Waldo, bien lo defines: es el narrador que, en síntesis, es acaso el armador de  escenas, muchas veces protagonista. La cámara, que alimenta  la imaginación y hace vivir en cada capítulo, pasajes que llegarán al receptor de forma diferente, pues cada uno de  ellos,  lo incorpora con su propia fantasía.

«En esta especialidad el timbre, el tono y la sensibilidad, juegan un papel fundamental en la motivación de los sentimientos del que escucha y participa junto al radio. En esta zona de la locución, Radio Liberación fue otra gran escuela en mi superación.»

UNA VARIANTE DE LA PROFESIÓN

¿Cómo debe ser el locutor informativo?

Waldo, pienso que el locutor informativo debe ser, en primera instancia, un aficionado de ese mundo que se  abre  en cada emisión; como intérprete, también debe saber potenciar el cifrado de la letra muerta para darle vida. Como debe, también, saber aprovechar todos los recursos técnicos que se ponen en función del espacio, y armonizar con ellos para incorporarse a lo diseñado: extraer de cada idea  y de cada intención propuesta, el máximo  posible.

«Por otra parte, debe además lograr que la yuxtaposición, o el engarzamiento de ideas que nos propone el director, cobren fuerza en la dinámica de nuestra voz; que las intenciones sugeridas, sean proyectadas y explícitas. Que seamos  capaces de ir, como el músico que lee una partitura, descifrando el mensaje implícito. Eso parece un  detalle técnico, pero también es arte.

«Tenemos que prepararnos adecuadamente, haciendo el trabajo de mesa necesario, para aclarar dudas e intercambiar ideas. Es una irresponsabilidad no prepararnos, como corresponde; no leer de antemano el guión o cuartillas que se nos entregan.»

Algo más, César, yo sé que hay mucho más en tu rica experiencia…

Bien, te diré porque le puede servir a muchos jóvenes locutores: la teoría es indudablemente importante en cualquier actividad; pero la práctica dice siempre la última palabra. No por gusto se plantea que la experiencia es la madre de todas las ciencias y, obviamente,  se gana con  el quehacer de cada día… Hay que estudiar la teoría; pero, sobre todo, hay que  someterse a la prueba del micrófono, como la opción imprescindible. Algunos consejos profilácticos.

«Otro aspecto raigal es cuidar la voz, que no es sólo una necesidad de los cantantes. Con unas pocas precauciones podemos evitar disfonías y otros problemas. Según los especialistas, en la adolescencia, la laringe de los varones crece hasta un 30% más que en las jóvenes. La voz se hace más grave y los problemas se dan en menor porcentaje.

¿Y LAS LOCUTORAS?

«En las mujeres, sin embargo, el menor tamaño de la laringe, las hace más susceptibles a estas patologías; también en la edad adulta. Y acotan los especialistas que esto sucede, debido a  que durante el habla, la laringe femenina vibra 220 veces por segundo; casi el doble que la de los varones. A igual tiempo de conversación, las cuerdas vocales de las mujeres trabajan un ochenta por ciento más. En la mayoría de los casos, las disfonías se producen por un mal uso y abuso de la voz. Hablar en exceso y con una intensidad o tono, superior a lo normal, gritar, carraspear, toser.  Forzar la vocalización  en el caso de cantantes, cantar con una técnica inadecuada, inhalar polvo o humo de tabaco (o cigarrillos, desde luego) y gases nocivos, además  de beber  alcohol, son los principales  riesgos para la voz. No excluyo el hablar frente a corrientes  de aire frío, ya sea  en la calle o frente a un aire acondicionado. Las  disfonías también pueden estar asociados a lesiones en las cuerdas  vocales: los nódulos en las mujeres, y en los hombres los pólipos; en ambos casos se debe consultar al especialista.

LOS SECRETOS DE LA EXPERIENCIA

Uno de ellos es el secreto para asegurar unas buenas vibraciones de nuestras cuerdas vocales está en proyectar adecuadamente la voz y utilizar bien el aire, no agotarlo al hablar. Los que gustan de las bebidas alcohólicas, aseguran que éstas aclaran la voz. Tales afirmaciones no las sustentan elementos científicos. Más que todo juega en la sique.

«Yo, personalmente, nunca he utilizado tal recurso. No soy partidario tampoco de trabajar acabado de almorzar o comer; prefiero hacerlo una vez terminada mi actividad ante el micrófono. A muchos locutores o hablantes nos afecta la articulación y fluidez, las comidas cargaditas de salsas o grasas, además de que el diafragma no se encuentra libre, para la acción de hacer nuestro trabajo. Recuerdo a un magnífico narrador de novelas, en Radio Liberación, que se negaba a trabajar, en las primeras horas de la tarde, tras almorzar porque decía que la voz se le ponía como un hilito, y era verdad.»

OTRAS  CLAVES PARA LLEGAR A SER UN BUEN LOCUTOR

Bien, aquí van algunas claves: ante todo, Waldo, se debe estudiar, siempre estudiar. Leer mucho. No se concibe un locutor que no esté actualizado del acontecer nacional y extranjero. Debe conocer a las principales figuras, exponentes de la política, la cultura, las ciencias y el deporte de su  país y las más descollantes del mundo.

«Junto a esa cultura integral, es importante desarrollar  habilidades como entrevistador. Muy importante es prepararse, en lo posible, de acuerdo con el tiempo de que se disponga, antes de la entrevista. Si no existe un profundo conocimiento de la personalidad  y de las funciones que ésta realiza en la sociedad, se pueden cometer errores costosos, para nuestra  credibilidad.

«Hay que rehuir de la plasticidad y del lenguaje rebuscado, insulso. No es manifestarse como un erudito, pero mucho menos como un incapaz.

«Debemos siempre, cuidar de nuestra presencia, porque somos hombres o mujeres públicos e independientemente de nuestra voluntad, marcamos pautas y somos  patrones de conducta.  Estamos permanentemente expuestos al enjuiciamiento de nuestros oyentes y televidentes.

«Asimismo, debemos ser consecuentes también, fuera del ámbito laboral. Nuestro léxico cotidiano debe ser lo más auténtico posible. Despojarnos de la  vulgaridad y  chabacanería. En la medida que logremos esto en nuestro hablar de todos los días, tendremos menos  posibilidades de cometer errores, no acordes con el que habla profesionalmente ante un micrófono.

«Como podrás advertir, no hay como lo natural. El que engola asesina los matices y lo hace por estrangulamiento.

«Estas son, apenas, como habrás advertido, Waldo, unas cuantas ideas sueltas que quizás, a los más bisoños, les pueden servir de alguna utilidad. Porque estoy convencido de que en esta profesión, como en todas, hay que luchar, siempre por la mayor calidad, por la excelencia, que es la premisa. No hay otra opción, si queremos dar lo mejor de nosotros mismos.»

DE LA PRAXIS ENLA TV Y, POR SUPUESTO, EN LA RADIO

Se te oye igualmente en numerosos spots de la TV…

Ah, sí, esa es otra especialidad en la locución que, del propio modo, exige adiestramiento para lograr maestría: lo llamamos ‘feriar’, término de las menciones o spots. Algunos lo confunden con elevar la voz, casi gritar, algo así como la presentación en un circo; pero no es nada de eso. Hay que aprender la técnica de la impostación. Porque hay spots en los que necesitas esos tonos alegres; pero otros requieren ser coloquiales, como actores en el decir. No es difícil si lo ejercitamos con tesón.»

Pero háblame más de tu extensa e intensa experiencia en las radioemisoras nacionales. Comienza por la desaparecida Radio Liberación.

Sí, Waldo, aprendemos a hablar imitando a los que ya son hablantes, en cualquier idioma o lugar. Cuando nos desenvolvemos en un colectivo determinado, ese grupo al que pertenecemos, tiene, desde el punto de vista de la calidad, un techo al que podemos llegar o quedarnos por debajo, y el reto de luchar, transitar los peldaños, despacio. Recibir, a través  del  oído cada día; un aporte nuevo, apropiándote en ese contacto, del magisterio que se te ofrece, frente a frente, micrófono por medio. Te nutres como por ósmosis. Esta fue para mí una rica experiencia en Radio Liberación.

¿Y qué me dices del trabajo en colectivo, que a algunos, tontamente, no les gusta y que en la radio, como tú sabes mucho mejor que yo, es esencial?

Tan cierto como la luz del sol. Este trabajo, como bien dices, es en colectivo, porque se hace entre todos en el estudio. Por ello, cuánto significa que por nuestra culpa haya que parar una grabación; o en  un programa en vivo, echarle a perder el trabajo al resto del equipo.

Pero todos los oyentes, vamos, digamos tus fans, como se suele definir hoy, te conocen en Radio Rebelde y sus popularísimos espacios: el Noticiero Nacional de la Radio y, sobre todo, el muy popular Así. ¿Cuándo te decides por lo noticioso?

Mira, poco a poco se me fue llevando a la locución noticiosa, que no había sido mi fuerte hasta ese momento. Sin embargo, mi cuenta indicaba ya más de veinte años en los menesteres de la locución. Por ello, pasé a la noticia que, desde años ya, es mi contenido fundamental y todo lo que tiene que ver con esta especialidad.

Explícale al ciberlector que haces cuando ‘entras’ en el Noticiero Nacional de la Radio, por ejemplo…

Con gusto, vecinoamigo, tal sueles decir, al noticiero hay que ir como si fueras a narrar el mejor capítulo de una novela o el más alegre programa musical, entregando todo nuestro entusiasmo. Para ello, hay que ser sinceros con nosotros mismos y coincidir con la política editorial del noticiero; de lo contrario seremos fríos repetidores de palabras; como vacíos de sentimientos y en esencia: incapaces de transmitir el mensaje al oyente que nos escucha.

«Leer un noticiero es, cada día, una prueba de responsabilidad y más que todo, de profesionalidad. El noticiero es uno de los programas más difíciles; por su prominencia e inmediatez, porque leemos en vivo, y esa entrega debe brindar credibilidad  al  oyente que  nos ha privilegiado con su sintonía.

«El noticiero, la revista informativa, el comentario, la narración de un reportaje, un documental…,  son especialidades que requieren un mínimo de maestría. Hay locutores muy dúctiles; capaces de cubrir una amplia gama de cuerdas.»

¿Cómo te definirías a ti y a tu reconocida labor?

Como un locutor creativo y mi locución trato de que sea así, creativa. Estoy totalmente de acuerdo con la creatividad, con la preparación personal para mejorar el estilo propio del trabajo de comunicación.

«Para mí una de las actividades más importantes en la Radio (en mi caso, he transitado por todos las especialidades de la dinámica radial) es el lenguaje de la noticia, de la información, del editorial, de la opinión. Lo califico de muy importante y atractivo, y me siento con mucho placer al hacerlo, por lo que representa en lo profesional para mí y lo que con ello transmito al oyente, como pueblo y destinatario del mensaje.»

CODA DE UN CONCIERTO ESPERADO

Por último qué piensa el multilaureado César Arredondo de su larga experiencia en su carrera?

Gracias, Waldo, por esta entrevista para Cubarte. Considero que si he podido recoger algunos  reconocimientos en esta especialidad; si mi trabajo ha logrado algún éxito, si se me otorgó el Premio Nacional de la Radio, es porque pude incorporar, definitivamente, las experiencias recogidas en Radio Cadena Agramonte, de mi natal Camagüey, Radio Reloj y Radio Liberación.

«De cada una de ellas obtuve los ingredientes útiles, para sazonar este producto que trato de entregar cotidianamente con el respeto, la responsabilidad y la dedicación del primer  día; con menos tensiones ya, lógicamente, pero no sin tensiones. El día que así no sea, me habré convertido en una persona indolente y en un notorio vanidoso.»

Fuente: Waldo González López en CUBARTE

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris