Facebook Twitter Google +1     Admin
20090127164702-fuenzalida-television2-0.gif

Sociólogos de la Universidad de Maryland sostienen que las personas que no son felices invierten más tiempo viendo la televisión, mientras que las que se describen a sí mismas como satisfechas de lo que la vida le ofrece dedican más horas a leer y a las relaciones sociales.  Ellos realizaron un estudio que analiza datos recopilados a lo largo de 34 años, en diversas investigaciones sobre formas de pasar el tiempo y actitudes sociales.
   Sus autores concluyen que pasar más horas viendo la televisión puede contribuir a la felicidad de los espectadores en ese momento, pero supone menos efectos positivos a largo plazo.
    "La televisión realmente no parece satisfacer a la gente a largo plazo en el ámbito de cómo se desenvuelven socialmente las personas, al contrario de como sí lo hacen la lectura o seguir la prensa", explicó el sociólogo John P. Robinson, coautor del informe.
     Los datos nos sugieren que el hábito de ver la televisión puede ofrecer un placer inmediato a expensas de padecer perjuicios psicológicos a largo plazo, precisó.
     El estudio abarcó a 30 mil adultos, más concretamente a sus opiniones acerca de qué actividades contribuyeron a su felicidad, con datos recogidos en más de tres décadas.
     Se dividieron en dos tipos de resultados: los que hacían referencia a la felicidad cotidiana, y los basados en actividades a largo plazo.
       Los investigadores descubrieron que en ambos grupos, las actividades que hacían más felices a los encuestados eran las mismas, excepto en el caso de ver televisión.
    Del mismo modo, se constató que las personas que se definían como más felices eran las más activas socialmente, que leían más libros y periódicos y asistían regularmente a actividades. En contraste, la gente infeliz pasaba significativamente más tiempo viendo la televisión en su tiempo libre.
    De acuerdo con el estudio, la gente infeliz presentaba un consumo de televisión un 20 por ciento mayor que la gente feliz, incluso teniendo en cuenta, su nivel educativo, ingresos, edad y estado civil.
    Steven Martin, coautor del estudio, describe como conclusión el poder adictivo de la televisión porque aporta placer: "Las actividades adictivas producen momentos de placer, pero a largo plazo desembocan en malestar y arrepentimiento", manifestó.

Fuente: AIN.

Comentarios  Ir a formulario



gravatar.comLibertad

http://www.youtube.com/watch?v=jiAkQ_-Mz5g

Fecha: 30/01/2009 16:05.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris