Facebook Twitter Google +1     Admin
20090506171721-agresion-rtv.jpg

Cuba reiteró sus denuncias ante la ONU por las transmisiones ilegales de radio y televisión de EE.UU. contra la Isla, una agresión radio electrónica que infringe abiertamente las normas del Derecho Internacional.   Abelardo Moreno, embajador cubano, dijo en el debate general del Comité de Información de la ONU que las transmisiones ilegales de radio y televisión contra Cuba no emiten información, sino que, por el contrario, la falsifican y tergiversan.

 Explicó que el objetivo es tratar de promover el desencanto y el cuestionamiento del pueblo cubano a su Revolución y no respetan valores como la objetividad y el apego a la verdad, publica hoy el diario Granma, que cita despacho de Prensa Latina.

Moreno recordó que desde el inicio de esa agresión, el Gobierno cubano ha denunciado su ilegalidad en diferentes foros, en particular en la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

El diplomático comentó que cada semana emisoras radicadas en territorio estadounidense transmiten hacia Cuba más de mil 955 horas de radio y televisión por 31 frecuencias diferentes de onda media, corta, FM y TV.

Subrayó que se generan desde ellas de 231 a 258 horas diarias de una programación que nada tiene que ver con información equilibrada y objetiva.

Apuntó que el Congreso de Estados Unidos aprueba cada año un presupuesto de más de 30 millones de dólares de fondos federales para ese fin, por lo que en menos de dos décadas ese gobierno ha gastado unos 500 millones de dólares con este propósito.

Agregó que no le corresponde este papel a los que desde la administración gubernamental de EE.UU., malgastando los aportes de los contribuyentes, y en contubernio con elementos terroristas, fraguan sus planes contra la Revolución cubana, reseña.

Fuente:  AIN.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris