Facebook Twitter Google +1     Admin
20090706033150-caricaturas-35-p.jpg
En el colmo de la manipulación mediática, mientras el ejército desencadenaba la represión contra los manifestantes en las inmediaciones del aeropuerto internacional de Toncontín, de Tegucigalpa, Honduras, la cadena televisiva CNN en español entrevistaba a uno de los golpistas, Roberto Flores, enviado por Micheletti a la ONU buscando que lo representara luego del zarpazo, quien justificaba la represión.

Ante diversas preguntas de la presentadora Claudia Palacios, el impostor ante la ONU trataba por todos los medios de culpar a Zelaya por la represión, alegando que el ejército solo se estaba defendiendo.

Curiosa reflexión ante una cadena televisiva que transmitía las imágenes de un pueblo desarmado ante militares fuertemente artillados que disparaban contra un pueblo inerme.

Roberto Flores aseguró a la CNN en español que estaba de acuerdo con el golpe, al que calificó como «sucesión forzada», olvidándose decir que fue forzada por fusiles y cañones.

A la CNN en español, que ha tratado por todo los medios de manipular la realidad hondureña, diciendo que solo ha sido una «sucesión forzada», no le quedó más remedio que reconocer la evidencia de la represión, si bien trató de cortar las imágenes más crudas y nunca citó la existencia ya de varios heridos y muertos por los disparos de los militares.

Incluso llegaron al colmo de cortar la entrevista que le daba el presidente constitucional José Manuel Zelaya a la cadena Telesur, cuando este comenzó a denunciar la represión.

-La CNN, Zelaya y los sostenes de mujeres

Sidney amaneció alegre, decía Claudia Palacios, una de las presentadoras estelares de la CNN en español, por el nacimiento de un pequeño bebé elefante en cautiverio, en el zoológico de esta ciudad australiana.

A la periodista y a sus directivos parece que se le olvidó que la noticia en ese momento de la tarde para el mundo hispano era el anunciado regreso del presidente constitucional José Manuel Zelaya a su país.

En cambio, una y otra vez pasaban el anuncio comercial del Chíc Shaper, un ajustador que promete soluciones mágicas para las mujeres, justo cuando el pueblo hondureño rompía la resistencia militar y se acercaba al Aeropuerto Internacional de Toncontín.

Y para colmo, cuando se acordaron del tema Zelaya, la cadena televisiva, experta en tergiversar la realidad, se refirió al mandatario constitucional de Honduras como el «depuesto presidente», reconociendo así, de facto, al golpista Micheletti.

Quizá por esa tergiversación de la realidad, fue que la CNN se olvidó de que emite para el mundo español y entrevistó nada menos que al golpista Micheletti, quien intentó ante las cámaras justificar el artero robo de la presidencia y negar la evidente represión al pueblo hondureño.

La manipulación sin excusa quedaba al descubierto cuando una periodista del canal Telesur llamaba a la propia sede de la CNN para preguntarles por qué justificaban el golpe.

Uno de los directivos de la cadena norteamericana, al no tener respuesta, prefirió colgar el telefóno... y seguir pasando propaganda de sostenes.

Fuente:  Juventud Rebelde.

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris