Facebook Twitter Google +1     Admin
20090801234607-mujeres-de-nadie-1-.jpg

De verano, también Multivisión entrega una telenovela en español, la producción argentina Mujeres de nadie, en su primera temporada, que fue estrenada en el país sudamericano en el 2007 y que luego, continuó en el 2008, con otro elenco.

Varias historias de mujeres, enlazadas todas por el mismo escenario laboral: un hospital público, permite el tejido de esta premiada teleserie cuyas tramas giran dentro del campo de la medicina, con el protagonismo de cuatro personajes centrales: Marga (María Leal), Ana (Susú Pecoraro) , Mimí (Claribel Medina) y Lali (Agustina Cherri), quienes son secundadas por un amplio reparto, que incluye a Dalma Milebo como Marita, Aljenadro Awada como Juan, Luis Luque como Guillermo, Federico Olivera como Pablo y la talentosa Ana María Picchio, en el personaje que da el sentido del humor y lo paródico, con su Zulema, así como el joven Gonzalo Heredia en el papel de Rolo, quien fuera premiado como actor revelación por su desempeño en la serie.

Una actriz muy conocida del cine argentino, aquella inolvidable Camila, Susú Pecoraro encabeza la trama, con un trabajo que le fue reconocido como mejor actriz drama´tica, en esta puesta en televisión que igualmente ganó varios premios Martín Fierro, en el 2007, para Susu y su compañero Luis Luque, con su doctor Gutiérrez, así como el tema musical, de Paz Martínez y entre los malos, por su organicidad, mereció galardones también la Marga de María Leal.

Con la tercera parte del argumento ya trasmitido, y la virtud, justo es reconocerlo, de tener movimiento en cada capítulo, es decir, presentar cosas que suceden, aunque a veces se juegue con las reiteraciones, como sucede con el problema de la niña Malena y la relación sadomasoquista de Ana y Juan, con situaciones que suelen tener mayor o menor banalidad, en el tejido de las historias y los triángulos amorosos, Mujeres de nadie todavía traerá más movimiento, sucesos inesperados, cambios de giro, trepidantes historias, bruscas soluciones sólo en apariencia de los conflictos, y el desenlace de cada conflicto, sin dejar cabos sueltos, en los que hay buenos y malos que reciben su parte del pastel, por órdenes de los guionistas.

Trasmitida en la Argentina con aceptación, y en horarios vespertinos, y ahora emitida en Cuba, las historias presentan pasiones y emociones, traumas y frustraciones, odios, venganzas, apetitos y deseos, crímenes y secuestros, intrigas, a veces con cierta dosis de ingenuidad por la falta de elaboración de los caracteres, que como siempre suele pasar, en el dibujo de cada telenovela al malo no se puede matar, ni castigar hasta el último episodio, porque si no se cumple esta máxima, la novela se cae, y pierde el gancho y el interés del público… habrá más que ver, entre mujeres y hospitales de Buenos Aires, en medio del calor de nuestro verano.

Fuente:  Uriel Medin, en Portal Cubasí.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris