Facebook Twitter Google +1     Admin
20090804215808-diana10.jpg

El polémico asunto de cómo representar la realidad y sus contradicciones, vuelve a la TV cubana. Diana, teleserie de 35 capítulos del destacado guionista y realizador Rudy Mora(Escapar, La otra cara, Doble juego).

 En obras anteriores este creador asumió el desafío de trabajar para el público adolescente. “Es un público irreverente marcado por patrones estéticos y sus mutantes gustos te hacen pensar detenidamente en cómo contar la historia. Desde los primeros minutos hay que acaparar la atención, de lo contrario es obra perdida. La constante actualización de códigos resulta arma esencial para interesar y poder entregar un mensaje.

“Determinados temas no tratados de manera tradicional en un espacio provocan interrogantes, pero confío en la verosimilitud y la humanidad del conflicto como las principales herramientas para enfrentar al no entendimiento, aunque todo el proceso  se envuelva de polémica. Así creo sucedió con Doble juego, comenzó con muy poca audiencia, incluso cierto rechazo, pero paulatinamente fue ganando aceptación. Lo diferente siempre implica riesgos.

“En este sentido puede que exista relación con Diana,proyecto en el cual abordo el tema de la familia en Cuba, familia no como concepto dado solo por la conexión de sangre, sino, además, por las relaciones humanas. Pretende convertirse en espejo nítido, apuesta por el autorreconocimiento y no por una explícita tesis pedagógica y desde el capítulo; inevitablemente, por pretender otros caminos, está enfrentando los mismos retos.

“Está dirigida a los cubanos y a las cubanas, a los que han olvidado o pueden olvidar el valor del diálogo, y revaloriza la importancia de comunicarnos.

“El nombre de Diana es una metáfora, un símbolo y también un personaje, pero es más un conjunto significante del conflicto. Surgió de la observación y la acumulación, agrupa vivencias personales, de amigos, conocidos y de la imaginación, algunos personajes parten de la realidad, otros de la integración de varios sumando los necesarios dramatúrgicamente.

“Partí de una premisa al narrar, imaginé que poseía poco tiempo y espacio, para que así cada personaje y suceso que surgiera me fuera estrictamente necesario.”

-Ficción en imágenes

“No utilizo los recursos expresivos del lenguaje audiovisual solo para acompañar, todos son canales individuales en función del propósito.

“Me sirvo de tendencias reconocibles, trato de componer la manera de expresarme, sin limitarme a lo establecido como teoría o características de este tipo de producto u otro. Aunque los seriados son géneros puros de la TV, las estéticas en su realización ya no se limitan a una manera rígida de hacer y esa ha sido otra premisa en Diana y en proyecto anteriores.”

Además de los relatos, personajes, sueños, angustias e inquietudes que respira a diario, a Rudy Mora lo inquietan algunos presupuestos que impiden el dinamismo que requiere la pantalla.

“El factor económico tiene mucho peso en la involución artística que padecemos, pero no es la única causa ni la que determina. Seguimos generalizando, pensando conscientemente en dramatizar o representar, a pesar de que la TV y sus espectadores no son los mismos de hace 20 años, ni en Cuba, ni en el mundo. Aún no se valora la necesidad de la preparación, de la actualización, de la búsqueda y mucho menos del riesgo aunque sea bien pensado.

“Estoy en desacuerdo con la forma en que se utiliza el término ‘dramatizado’. Es aglutinador, en ello se esconde una mirada de mediocridad, de ‘género menor’, y no lo es. Puede comprobarse si se conoce lo que sucede, por ejemplo, con los seriados en el mundo.

Algunos ‘creadores’ en la TV no tienen conciencia del asunto e ingenuamente se autodefinen como ‘directores de dramatizados’ —en realidad solo organizan las ‘dramatizaciones’—, sumándoles la nota para el mal desde la raíz.

“He tratado y trato de hacer ficción, de ir hacia otro lugar, intención nada fácil en un medio contaminado, me interesa la recepción sincera, no la del espacio telenovela, que por razones objetivas y subjetivas está garantizada aunque el proyecto no funcione. Busco un interés, repercusión y gusto real ganado en buena lid, imaginando que alternaré con productos bien facturados por lo que es imprescindible buscar un resultado como única razón para la permanencia.”

-El afán imprescindible

Rudy Mora estima que en la TV el traspaso de experiencias entre generaciones no está instrumentado.

“Para los recién llegados, no importa la edad, ni la especialidad, ensayar con recursos caros sin consecuencias ni reprimendas es la manera habitual de aprender y eso no está bien ni nunca ha sido así en ningún lugar, como nunca sería lógico que un diseñador haga un trasplante solo porque le guste la cirugía.

“No son ni serán posibles estándares sostenidos de calidad para la TV inteligente que todos pedimos y que es necesaria —esta es una gran contradicción—, si en la misma medida descienden aceleradamente los niveles de exigencia.

“La atención no debe estar solamente en llenar espacios y cumplir con demandas en términos de temas y objetivos, aspecto también esencial por la razón social de la televisión cubana, resulta imprescindible la definición exacta de ‘cómo es’ y ‘cómo será’ la composición de cada unidad artística, es decir, una parte por un todo, qué representa esa demanda, además de las expectativas mediatas en su funcionalidad. Es preciso consolidar un medidor o catalizador real que desenmascare mitos y nos dicte reglas que digan cómo conseguir regularidad en la calidad de las ofertas. En otras televisoras opuestas en sus funciones a la nuestra, están claramente definidas y consiguen certeramente lo que buscan.

“Por razones conocidas son tiempos de contracción para el audiovisual y se hace necesario una reformulación productiva totalmente inclusiva, antiburocrática y actualizada según las nuevas tecnologías, una institución productiva con fórmulas de nuevo tipo que dinamice la ejecución, haga crecer la producción y disminuya los costos acercándolos objetivamente al creador-productor. Considero imprescindible la valoración de resultados para la mayor o menor remuneración, porque sigue sin tener ningún sentido, y dicho como en el béisbol, que ‘un lanzador de más de 90 millas sostenidas y uno de 35 tengan el mismo valor dentro del equipo’.”

Fuente:  SAHILY TABARES (cultura@bohemia.co.cu)
Fotos tomadas del sitio oficial de la TV cubana

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris