Facebook Twitter Google +1     Admin
20091211163856-marta-fernandez.jpg

Siempre, despierta y dormida, e incluso hasta en los momentos más insólitos, Marta Fernández debe estar pensando en su reporte radial. Al parecer no tiene otra codicia que reseñar todo lo que huele a noticia.  A esta mujer sencilla e incansable reportera, que renunció hace mucho a toda presunción, se le ve inusualmente feliz por estos días. Y la razón es que recibió el Premio del Barrio, reconocimiento que en la provincia de Matanzas la dirección nacional de los CDR entregó además al colectivo de la sede de la Asociación Cubana de Artesanos y Artistas.

Su extenuante laboreo no le impide dedicarle tiempo a las tareas cederistas, algo que sus vecinos agradecen. "Se lo merece, ella tiene un meritorio trabajo en la comunidad", dijo una vecina del edificio contiguo al de Marta.

A pesar de su edad, Martica se resiste a envejecer y anda por la vida con una sacudida de buena salud. "Ya perdí la cuenta de los años, suelo olvidarme de ese detalle".

Ante un presunto desatino o tropiezo profesional se deja llevar por las bromas de sus compañeros y es la primera en reírse de sus "locuras".

Odalys Miranda, su jefa, se sorprende de cómo en un mismo día, y sin el auxilio de un transporte propio, puede reportar sobre acontecimientos ocurridos en lugares tan distantes. Y la respuesta es que para ella el acto de pedir aventón no es una actividad indigna. "Creo que ya es una obsesión", dice entre risas.

Algunos de sus más lejanos colegas dan por sentado que se trata de una mujer solitaria que se alimenta exclusivamente del periodismo, y ella sostiene que no está dispuesta a restarle tiempo al trabajo, con todo y los encantos del matrimonio.

"He sido feliz a mi manera. Llevo muchos años sola y quizás se deba a que necesito a mi lado a un hombre que me colme espiritualmente. Es mi única exigencia".

—El Premio, ¿un reconocimiento a la cederista o a la profesional de la prensa?

"En una se conjugan ambas, aunque no le resto importancia a mi condición de periodista. Desde mis inicios en el periódico En Guardia, en 1988, estuve vinculada al quehacer de los CDR.

"En 1999 empecé a laborar en la emisora Radio 26 y colaboro con Radio Rebelde desde hace cuatro años. Entre los sectores que atiendo me honra reportar las actividades del barrio. Por otra parte, ocupo cargos en la organización hace más de 15 años y actualmente soy la presidenta de mi CDR en el reparto Brisas del Mar, en Cárdenas".

—La pregunta que no debiera hacerse nunca, ¿qué tanto te importa este premio?

"No puedo negarlo, estoy muy contenta, es de las cosas más trascendentales que me han sucedido. Todavía recibo felicitaciones de los vecinos. Mi hija se emocionó mucho cuando lo supo, y eso también me alegra".

Marta posee la medalla 28 de Septiembre y la Distinción Servicio Distinguido de las FAR, la de Destacada en la preparación para la defensa y la de Producción y Defensa.

De ojos cálidos, que jamás se apagan, su presencia se asocia enseguida con la noticia. Al contar lo más relevante del día se luce como reportera. Si usted es chofer abra bien los ojos. Se la puede encontrar con el brazo extendido pidiendo un aventón en cualquier carretera de Matanzas y territorios colindantes.

Es fácil de distinguir. Suele llevar zapatos raros, ropa con muchos oropeles y una agenda traqueteada debajo del brazo.

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris