Facebook Twitter Google +1     Admin
20100304003949-rosalia.jpg

El título original de esta entrevista es "Volver a ser un paradigma en la locución: el sueño de Rosalía Arnáez".  Su autora es la conocida periodista Paquita Armas Fonseca, y la foto es Cortesía de la autora.  Fue publicada en el Portal de la TV cubana.  El editor de este blog prefirió cambiarle el título, pues viene muy a tono con la polémica que ha promovido por estos días el blog "La Isla y... la Espina", a través del artículo "TV cubana:  un micrófono no es una pasarela".  Válido este reporte, sobre todo, por tratarse de la opinión de Rosalía Arnáez, quien integra la nómina de lo que más vale y brilla en la locución cubana.  Les dejo con la entrevista de Paquita:

Un rostro telegénico, con una sonrisa noble y un decir tan correcto como cálido, caracterizan a Rosalía Arnáez como locutora.  Trabajó, entre otros espacios, en la Revista de la mañana, Hoy mismo, Mientras llega la noche, Como cada domingo, Estilos, Iguales y diferentes, además de ser por un buen tiempo locutora del Noticiero Nacional de la Televisión. Fundadora de la Cátedra de locución, ha formado parte activa de ella durante 25 años. Le ha impartido cursos a decenas de hombres y mujeres que hoy le dicen profe. Presidenta de la Asociación de Medios Audiovisuales y Radio de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), sigue desde esa nueva función defendiendo la profesión que abrazó desde muy joven, pero con la nobleza y justicia que identifican su proceder en todos sus actos vitales.

Actualmente  cuando en distintos medios digitales se escribe y valora la locución, este portal entrevista a una conocedora del tema.

-¿Cómo llegas a la locución?

De manera fortuita, pues trabajaba yo en la esfera ideológica y de cultura de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) como redactora de textos para audiovisuales divulgativos y unos compañeros responsabilizados con el Festival de la Juventud que se celebraría en la Habana, en l978, me dieron a leer un texto en cámara para realizar un documental sobre este evento y en ese preciso instante me propusieron quedarme haciendo este trabajo. Mis conocimientos de voz y dicción los había adquirido en mis estudios de Arte Dramático en la Escuela Nacional de Arte.

-¿Hasta donde beneficia al locutor cursar una carrera universitaria?

Se beneficia totalmente y yo diría que es imprescindible para un buen desempeño, para acopiar información general, cultura y un nivel de instrucción elevado, aunque no descarto que, en el pasado, tuvimos  excelentes ejemplos de profesionales con una vasta preparación autodidacta, pero ya estos son otros momentos, son tiempos de desarrollo tecnológico, de avances en las comunicaciones, de un vertiginoso y cada vez más complejo devenir, entonces, debemos aspirar, para comenzar una carrera profesional en la locución, a que los jóvenes que lleguen ya tengan una licenciatura. Claro, aquí me detengo porque siempre existirá un espacio para la excepcionalidad, graduados de música, de actuación, o simplemente artistas en esencia con buenas voces, inteligencia, carisma y muchas ganas, mucha vocación para la locución. Ellos pueden y deben ser tenidos en cuenta.

-El locutor debe tener una condición natural: la voz ¿y qué otras características deben resultarle imprescindible?

Ya lo he dicho, en primer lugar para mí está la voz, pero acompañando a una inteligencia y un sentido común, si no, de nada sirve una voz radio-eufónica si su portador (o portadora) es tonto (o tonta), vano (o vana), frívolo, en fin! A eso le debemos añadir; simpatía, poder de comunicación, agilidad mental, y todo lo que pueda contribuir a impresionar favorablemente al auditorio y más, a conquistar a ese auditorio. Nobleza y humanismo no pueden faltar entre las cualidades de un buen locutor, la voz transmite sin dudas esas vibraciones del alma.

-¿Cómo está la salud de la locución en Cuba?

No es óptima pero tampoco está enferma la locución. Existen esfuerzos a nivel nacional en la formación y capacitación, pero sin dudas hay un deterioro ostensible en numerosos espacios en los que la improvisación y la simpatía solamente como cartas de triunfo hacen que los directores decidan quiénes son sus locutores. En una inmensa mayoría de  estos casos no se realizan exámenes de oposición entre los que reúnan los requisitos. Es decir, hay mucha anarquía en este aspecto y el que sufre es el oyente o el televidente pues llegan a la pantalla y a las ondas radiales quienes aún  tienen mucho que aprender en el mejor de los casos.

 -Sobran ejemplos de programas conducidos por artistas o escritores que han sido muy buenos sin ellos ser locutores  otros son, o han sido, un desastre ¿qué propondrías  para evitar esos desgraciados espacios donde se asesina al idioma? ¿A quien se le puede entregar un micrófono?

¿Qué propongo? ¿A quién entregar un micrófono? Buena pregunta, la que deberían hacerse todos los que tienen poder de decisión, enorme responsabilidad! Le entregaría el micrófono a quienes decida un Consejo artístico, un Grupo de expertos, que incluya no solamente a locutores de experiencia, sino a lingüistas, directores,  sicólogos, especialistas de imagen en el caso de la televisión. De hecho hay espacios que uno no podría imaginar con un locutor, por ejemplo, Vale la Pena de Manuel  Calviño, La séptima puerta de  Rolando Pérez-Betancourt, y otros programas. Sin embargo, animar es animar, estimular al público, propiciar una tarde o noche agradable y para eso no se puede estar en el papel de ser agradable, hay que serlo sin que el espectador sienta que estamos tratando de manipularlo, y eso sólo unos pocos lo han logrado y llegaron por el camino de la actuación o el periodismo o la música.

En mi opinión, con los señalamientos que podamos hacerles, los mejores  ayer fueron Consuelo Vidal, Germán Pinelli, Cepero Brito. Recientemente,  Amaury Pérez, Alfredo Rodríguez, Zenaida Romeu, Dayani Lozano… evidencian que los músicos pueden desempeñarse con éxito en este tipo de rol, solamente hay que escogerlos bien. Triste papel el de cantantes o músicos que deterioran su imagen asumiendo un desempeño para el que no están listos. En los últimos años, se puso de moda esa práctica para llamar la atención del público, se perdieron los buenos programas musicales o de variedades de larga vida que favorecían la permanencia de nuestros profesionales en la locución y la animación, se perdieron las figuras, y las que lograron siempre espacios en horarios estelares y fueron mimados por el público por su simpatía se marcharon del país a trabajar y vivir allende los mares...¿entonces? Es responsabilidad de la televisión la búsqueda y permanencia de comunicadores, animadores, locutores, que “enganchen” al público como siempre ha sido. Responsabilidad de los directivos de la radio conseguir la identidad de las emisoras y programas con las voces y personalidades que logren el sello distintivo al que aspiramos.

-¿Hay futuro en la locución en nuestro país?

Sí, si todos los participantes, entiéndase: profesionales, dirigentes de los medios, realizadores de programas, directores de radio y tv, asesores, asumen la responsabilidad y se califican como debe ser para escoger y luego dirigir al locutor o locutora.

-Cualquier otro aspecto  que yo no te haya preguntado.

Cuba fue paradigma en la locución, me gustaría soñar en que volvamos a ser de los primeros en el mundo hispanoparlante.

Fuente: Paquita Armas Fonseca, y la foto es Cortesía de la autora.  Fue publicada en el Portal de la TV cubana.  Disponible en:  http://www.tvcubana.icrt.cu/noticias/volver-a-ser-un-paradigma-en-la-locucion-el-sueno-de-rosalia-arnaez/

Comentarios  Ir a formulario



gravatar.comDiseño Web

Me pareció un articulo realmente interesante ya que se lograron mostrar las dos caras de la moneda, logrando enfocarse en el verdadero corazón de la situación,un saludo.

Fecha: 12/10/2010 15:50.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris