Facebook Twitter Google +1     Admin
20100402225606-cesar-hidalgo-holguin.jpg

César Hidalgo Torres tiene una voz peculiar y la usa lo mejor que puede. Por unos 20 años trabaja en la emisora provincial de Holguín, la CMKO Radio Angulo, en cuyas ondas hertzianas se le puede encontrar habitualmente. Ha sido animador juvenil, presentador de musicales, gurú en las madrugadas, horario cuando los receptores le acompañaban por dos horas sólo para escuchar sus consejos.

“Una vez tuve que decirle a un muchacho que yo no era psicólogo, ni nada parecido. Quería que le diera un consejo, porque su mujer le era infiel. Estaba dispuesto a tomar una decisión, pero sólo cuando yo dijera la última palabra.” Le sucedió durante la existencia del programa “¿Y tú cómo estás?”, revista que salía al aire de 12 a 2 de la madrugada cada sábado con la intención que la gente contara sobre sus vidas, y se volvieran francos.

Aunque César no tenía la más mínima idea del trabajo de la radio, ni jamás había escrito un guión para el medio, un día se vio tentado por la casualidad. Iba rumbo a su casa, un barrio rural en los límites de Holguín llamado Santa Teresa. Caminaba entre arbustos vestido con una camisita a cuadros, delgado, cuando recibió la señal. No era divina ni mucho menos. Venía publicada en el periódico ¡ahora! dentro de un cuadrito. Le llaman convocatoria a este tipo de anuncios, y solicitaba guionista para la televisión.

“Lo único que sabía de la televisión y la radio era que se oía y se veía. Me presenté y allí me pidieron un guión, que por supuesto nunca había escrito. Puse mil pretextos y pedí unos días para entregarlo. Había leído una novela de David Bussi recientemente y se me ocurrió hacer una versión. La hice, la entregué después y me fui convencido de que no me aceptarían. Pero me seleccionaron. Por esos días andaba Isabel García Granados recién graduada y me pregunta si no me interesa trabajar en la radio. Me ayudó y así hice mis primeras cosas, de manera anónima, firmadas siempre como Isabel García Granados hasta el día que ella debió de ausentarse, escribí un texto otra vez con su firma y me descubrieron inmediatamente debido a las faltas de ortografía”.

Después ha escrito de todo: programas juveniles, infantiles, históricos, revistas musicales. Precisamente, el guión de un programa con corte histórico le acaba de hacer merecedor del Gran Premio en el Festival Nacional de la Radio, que tuvo por sede a Matanzas. Lo ideó para una de las emisiones de “Huellas” (lunes a viernes, 1 y 30 pm, CMKO). Trata sobre Calixto García, pero se aleja del tratamiento clásico a una figura histórica: “Parte de un trabajo de la investigadora Mericelis Torres y hubo que confrontar criterios de especialistas en medicina como maxilofaciales. El programa trata sobre el disparo que se dio el General holguinero al caer prisionero, y la repercusión que dejó en su anatomía.”

Quien no conoce a César Hidalgo podría pensar que lo suyo son los programas de este corte, pero no es así. Aunque los guiones que abordan sucesos históricos y figuras célebres le queden bien, no es solamente lo que prefiere. Lo de la Historia en su vida es… ¿también casualidad? “Qué sé yo”, dice: “Me asignaron “Memoria”, el antecedente de “Huellas”, en 1995. Fue mi primer programa del tema. Así empecé a leer sobre el asunto. Primero me lo impusieron, pensé que era un castigo. Ahora me interesa mucho. El lío no es ser un experto en historia, sino conocer la radio.”

A César Hidalgo lo vi por primera vez a principios de los noventa, cuando yo era un niño. Me empezaba a interesar el medio donde él era ya un joven de reconocimiento. Por aquellos días había una generación que comenzaba a hacer de las suyas en la CMKO y que, de alguna manera, le imprimía otro estilo a la radio holguinera. Entre gente como Joaquín Mulén, León Batista, Víctor Osorio, Jaime Johan, Taimé Menéndez, Héctor Reyes Tarragó, Maité Santisteban o Carlos René Castro andaba César. El común en ellos era que conocían la radio: editaban, grababan, hacían locución y se interesaban por hacer del medio un lugar donde además de leer textos y poner música, el programa comunicara.

Con semejantes intenciones nacieron programas como “Señal”, todo un suceso en la tarde de los sábados, “¿Qué tal joven?” y “AM/FM”… Así fue abriéndose una brecha para nuevas maneras de decir, de comunicar. “Todavía soy un guionista. En lo otro estoy a prueba. Soy un guionista que habla”, repite tercamente César cuando uno le recuerda los programas donde él intenta establecer una empatía con el oyente mediante una modulación adecuada, con un tono grave, con una voz salida desde el estómago.

“Cada programa tiene receptores distintos. Es mentira eso del bajo nivel del oyente de radio. Cuando hablan de “media” hay que valorar el programa al cual se está analizando, porque cada uno tiene un destinatario. A veces la media es el realizador. Lo que uno tiene es que saberse comunicar hay que tener algo que decir.”

En tiempos de avances tecnológicos, un guionista que habla por micrófonos de la CMKO, llamado César Hidalgo Torres, tiene mucho que decir no sólo en la radio. Ahora se ha abierto un blog especializado en temas históricos (www.aldeacotidiana.blogspot.com). Escribe allí sobre rarezas de la ciudad donde vive y anda día a día, su aldea cotidiana. Y es lo que le interesa, comunicar sobre su mundo: “Me interesa la posibilidad de ser leído. Pero… de verdad, lo que me apasiona es el sonido en el mundo digital. Quisiera tener una emisora en el blog. También pongo los programas sobre la historia de Holguín en Facebook. Un día también escribiré una novela.”

 

Fuente:  Leandro Estupiñan/Portal de la Radio Cubana

Comentarios  Ir a formulario

gravatar.comAlexander

Felicidades amigo César, un premio muy merecido. Abrazos al familión en Holguín

Fecha: 02/04/2010 19:20.


Cesar Hidalgo Torres

Gracias Alexander, tu siempre amigo.Mi premio es estar en tu blog

Fecha: 31/05/2010 19:54.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris