Facebook Twitter Google +1     Admin
20101103142440-estadiocerro.jpg

El 31de octubre, se cumplieron 60 años de la primera transmisión televisiva de un juego de pelota en Cuba. El histórico hecho ocurrió en 1950 --una semana después de inaugurada la televisión en la Isla-- cuando las cámaras de Unión Radio Televisión transmitieron el choque en que los leones de La Habana aventajaron 13 por 5 a los elefantes de Cienfuegos.

Esa noche en el Gran Estadio del Cerro --bautizado como Latinoamericano a partir de 1960-- el Habana, comandado por Miguel Ángel González, alineó, entre otros con Manuel Chino Hidalgo, Pedro Formental, Steve Bilko, Bert Haas, Eddie Mierkowicz, el placeteño Gilberto Valdivia y el lanzador Julio Jiquí Moreno.

Entretanto, los elefantes enviaron al terreno a Bob Addis, Rafael Noble, Alejandro Crespo, Charles Grant y Napoleón Reyes por citar a algunos jugadores.

En definitiva, los leones del Club Habana se proclamaron campeones de aquel torneo al vencer a los alacranes de Almendares en un partido extra, pues ambas novenas habían culminado empatadas en la cima con balance de 40 sonrisas y 32 descalabros.

Edmundo Amorós, el hombre de la gran cogida en la Serie Mundial de Grandes Ligas en 1955, fue escogido como novato del año. Las incidencias del primer juego televisado no alcanzaron mucha divulgación en los espacios deportivos de la prensa de la época. Pero no hay dudas de que con el paso del tiempo las transmisiones de los juegos de béisbol se han convertido en uno de los platos fuertes de este medio de difusión. No son pocos los aficionados que han confesado su preferencia de seguir la pelota por la televisión, sentados en su casa; aunque ello los prive de lo emocionante que resulta vivirlo en el escenario de su realización.

Y es que a través de las cámaras usted puede observar detalles que en el estadio se le escapan --la cámara lenta confirma la justeza o la equivocación en un out o un strike.

A veces los domicilios o locales se transforman prácticamente en verdaderos estadios --nunca olvidaré aquel 25 de mayo de 1978 cuando cursaba el décimo grado en el preuniversitario Tony Santiago, de Manicaragua.

El área donde se practicaba lucha y judo se llenó, completamente, para disfrutar cómo Pedro José Rodríguez disparaba su memorable jonrón en el noveno inning frente al veloz pinareño Rogelio García, para proporcionarle a Las Villas el primero de sus cuatro títulos selectivos.

En 2004 una de las cuatro hermanas de Antonio Muñoz me contó cómo los habitantes de Algaba vieron por primera vez por la televisión al Gigante del Escambray. Se disputaba la serie entre Azucareros y Mineros para decidir la corona de la XI SNB --todavía no había llegado la corriente eléctrica al lugar que vio nacer a Muñoz.

Entonces, la dirección del Partido en el regional Escambray decidió ubicar una planta eléctrica y un televisor para que la gente siguiera la actuación del más grande bateador zurdo que ha desfilado por nuestros campeonatos nacionales.

Fuente:  Osvaldo Rojas Garay, periódico Vanguardia.

Comentarios  Ir a formulario



gravatar.comAikFiPURUYYVVIu

Fi44xV nlqenomfzlct, [url=http://gskopyplotly.com/]gskopyplotly, [link=http://plwobosoapil.com/]plwobosoapil[/link], http://amiaqmfshchb.com/

Fecha: 17/11/2010 20:37.


gravatar.comMMCBnLxedJC

bPzlEQ zcflngeihjgd, [url=http://yblrvbbcljnj.com/]yblrvbbcljnj, [link=http://gjboxwlolpnc.com/]gjboxwlolpnc[/link], http://zjnhwrlgzmyi.com/

Fecha: 18/11/2010 02:29.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris