Facebook Twitter Google +1     Admin
20101107154016-telenovelanoradoencuentrob.jpg

A la reconocida guionista Maité Vera le hubiese encantado regresar a la pantalla doméstica con la saga de la gustada Al compás del son; sin embargo, no pudo declinar la propuesta de la División de Dramatizados de la Televisión Cubana cuando le propuso que ubicara sus personajes, siempre perfectamente trazados, en la Cuba de estos días. Así nació Añorado encuentro, la nueva telenovela que a partir de mañana, y durante 80 emisiones, transmitirá Cubavisión en su horario estelar.

«A quien ha escrito tanto como yo le cuesta conseguir un tema que ya no haya tratado. Por eso me puse a investigar cuando me pidieron que escribiera algo de actualidad. Decidí centrarme en historias de vida que ya conocía y tratar de mostrar cómo la gente recibe las cosas amargas, los palos que halla a su paso, y cómo intenta salir adelante», cuenta la autora de El viejo espigón, La peña del león y Violetas de agua.

El núcleo principal de Añorado encuentro serán las vivencias de una familia cuya felicidad se ve quebrada por un accidente. Orestes, interpretado por Vladimir Villar, que ya no le ve demasiado sentido a su existencia, decide romper con su esposa Lucy (Amarilys Núñez), quien alejará a su hija Noris (Rachel Cruz), de 12 años, no solo de su padre, sino también de sus amigos, su barrio, su Isla. Una década después Noris regresará a Cuba para reencontrarse con todo lo que dejó atrás. Pero ya no será la muchacha alegre de entonces, sino una joven resentida, amargada y rebelde.

Un proyecto cultural comunitario se convertirá en el espacio de paz, pero también de lógicos conflictos donde Noris, amante de las ruedas de casino, departirá con otros jóvenes del lugar donde nació; el mismo sitio conducido por los padres de estos muchachos y que le da cabida a los abuelos con su club de danzón. «Es un espacio —explica Vera— al estilo de esos que auspicia la UNEAC, donde convergen varias generaciones y surgen como una opción de alegría y esparcimiento».

Aunque se centra en una cuestión que ha marcado a muchos: la diáspora, Añorado… se adentra, además, en temas como el alcoholismo, la corrupción… Pero será esencialmente una telenovela de amor, aseguró Maité Vera a Juventud Rebelde.

«Quizá sea esta una telenovela un poco “rara” para los televidentes, porque uno de los protagonistas es una persona con discapacidad, de mediana edad, mientras que los dos galanes juveniles se desempeñan laboralmente en una Empresa de Comunales, lo cual se aparta de los cánones».

Prueba de fuego

Recordada por su labor en La cara oculta de la Luna, Virgen Tabares se estrena ahora como directora general de telenovela con Añorado..., donde se hizo acompañar por Roberto Puldón y Miguel Sosa como codirectores, pero también por Rolando Salgado en la dirección de fotografía, Rubén Isaac en el diseño de la banda sonora, Gastón Joya y Yasser Álvarez en el diseño escenográfico, y por Pável Ramírez en la edición, entre otros.

Consciente de que enfrentaba una prueba de fuego, se puso en contacto con Maité Vera después que la escritora tuvo listos los diez primeros capítulos. «Ella me mostraba los guiones, yo le daba mis opiniones y los comentábamos juntas. Así sucedió hasta el 80, el último», cuenta Virgen.

Para ella, uno de los principales regocijos que ha tenido con Añorado encuentro ha sido la oportunidad de trabajar con tres generaciones de actores. Y es que esta obra audiovisual —protagonizada también por Nancy González (Soledad)—, tiene un elenco de altura que integran, entre otros, Alejandro Socorro, Natacha Díaz, Mario Balmaseda, Luis Toledano, Larisa Vega, Rubén Breña, Monse Duany, Paula Alí, Asenneh Rodríguez, Héctor Echemendía, Alden Knight y Adria Santana… y tiene como actores invitados a Omar Alí, Tamara Castellanos y René de la Cruz.

Virgen también convocó a un casting para seleccionar algunos de los personajes más jóvenes. Ese fue el caso, por ejemplo, de Rachel Cruz, Reinier Hernández (el Orestes de Aquí estamos), Rolando Chiong Jr. y de Raquel Rey, quien aparece por vez primera en la televisión con esta producción, rodada en un 90 por ciento en estudios.

Cuando hace un balance de su quehacer, Virgen Tabares considera que lo más positivo fue la labor con los actores. «Maité escribió solo dos personajes pensando en Asenneh y en Natacha, y yo estaba muy interesada en poder dirigirlas, mas todos los roles están muy bien delineados: Amarilys con un papel muy exigente; Nancy con esa mujer maltratada por la vida; Adria hace una pareja divina con Rubén Breña, los jóvenes se han defendido muy bien…».

Esta creadora coincide con Maité en que se trata de una telenovela de amor, y lo argumenta: «Cuenta historias de encuentros y desencuentros, de ilusiones y amarguras, salpicadas por temas sociales y por mucha danza. Pero todo está condimentado por el amor. De cualquier manera, Añorado encuentro presenta conflictos actuales que a la gente le pueden interesar».

En medio de las complejidades económicas que vive el país, llevar adelante esta nueva propuesta de la Televisión Cubana no constituyó una empresa fácil, «pero se superaron los escollos y lo más importante siempre será el resultado. Solo espero que atrape a buena parte de la teleaudiencia, pues es imposible complacer todos los gustos. Si, además, desata la reflexión, la polémica, podré darme por satisfecha».

Añorado encuentro representó también el debut en el medio de Rubén Isaac, quien proviene del mundo del cine, al ocuparse del sonido de largometrajes y documentales. «En esta especialidad no nos propusimos experimentar, sino que seguimos los patrones de una telenovela típica. No hicimos algo rebuscado ni atrevido con esta obra, cuya música original pertenece a Juan Antonio Leyva y a Magda Rosa Galbán.

«Eso sí, tuvimos que grabar mucha música en vivo, porque hay ruedas de casino y un club del danzón, en exteriores como la playa; hacer playbacks… La verdad es que estoy encantado por esta nueva experiencia, por haber departido con actores reconocidos y otros que recién comienzan, y por trabajar con una directora tan paciente».

Grandes satisfacciones

Estaba rodando Mucho ruido cuando supo del llamado para Añorado encuentro. Entonces Rachel Cruz se presentó al casting, pero en un principio Virgen consideró que era demasiado joven para el rol de Noris: tenía 17 años y el personaje unos 25. Luego Amarilys, quien ya la conocía de la popular serie juvenil, «intercedió» por ella, pero igual Virgen Tabares no estaba del todo convencida. Ocurrió cuando Mariela López, la también directora de La sombrilla amarilla, le mostró algunos capítulos de Mucho ruido que estaba editando, donde aparecía la joven actriz.

«Noris es un personaje muy complejo, diametralmente opuesto a lo que hice en la serie. Noris no tiene nada que ver conmigo; sus vivencias no se acercan a las mías. A veces tenía que interpretar escenas muy fuertes que ni siquiera sabía cómo las iba a enfrentar», asegura Rachel, quien afrontó al rodaje mientras se enfrascaba en la tesis para terminar sus estudios en la Escuela Nacional de Arte (ENA).

«Esta fue una experiencia completamente diferente, pues mientras Mariela nos protegió de las cuestiones de producción, y se convirtió en nuestra madre, aquí estaba al tanto de las dificultades que entorpecían la filmación. Es decir, que Añorado encuentro representa, sobre todo, lo que he podido lograr por mí misma».

Nuevamente Rachel tuvo la posibilidad de permanecer en el set con figuras que siempre ha admirado, pero su contacto mayor fue con Amarilys, Vladimir y Socorro, con quienes compartió casi todo el rodaje. «A Amarilys le agradezco infinitamente por cuanto me ayudó. Incluso cuando no estaba en la escena, se acercaba para ver mi trabajo y darme algún consejo. Ella y la maestra Mariela se transformaron en mis hadas madrinas».

Por su parte, Amarilis Núñez agradece la oportunidad de vestir a Lucy, «un personaje lleno de matices, con no pocos defectos, pero también con muchas virtudes. Es una mujer de estos tiempos, que a veces toma decisiones presionada por las circunstancias, pero que marcarán su destino.

«Lucy es de esas personas que ha vivido diferentes etapas: desde el amor supremo con el padre de su hija hasta la tristeza más profunda. Ese hombre que primero la adora, después la humilla, la aparta de su vida. Por eso decide abandonar el país y arrastrar consigo a su hija. Como pueden imaginar, la relación con esta será su Talón de Aquiles. Debo decir que el enriquecimiento entre Lucy y yo ha sido mutuo. Yo le he entregado mucho de mí, como ella lo ha hecho conmigo».

Esta formidable actriz del cine, el teatro y la televisión manifestó a JR su satisfacción por haber estado rodeada de un equipo de realización muy competente, mas resaltó, en primer lugar, el cuidado de la fotografía. «Considero que está entre lo más acertado de Añorado encuentro. Rolando Salgado fue exquisito a la hora de iluminar el set, así como a los actores y actrices».

Amarilys, que en estos momentos está bajo las órdenes de Magda González Grau en el teleplay Cuaderno de arte, confiesa sentirse muy contenta. «Tengo mucho que ver con los guiones que concibe Maité Vera. A ella le debemos las telenovelas más sobresalientes de las últimas décadas. Disfruto sobremanera sus personajes, no solo por la manera como los dibuja, sino porque tienen mucho que ver con nuestra idiosincrasia, con nuestro modo de ser».

FUENTE: José Luis Estrada Betancourt, TOMADO DE JUVENTUD REBELDE.
estrada@juventudrebelde.cu

Comentarios  Ir a formulario

gravatar.comFKnzTtyPqqS

ofQuKq isfbkohoznhx, [url=http://lpaahsbnucjr.com/]lpaahsbnucjr, [link=http://qegpriphfppn.com/]qegpriphfppn[/link], http://cftuzbfqaxuu.com/

Fecha: 18/11/2010 02:07.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris