Facebook Twitter Google +1     Admin
20110110191328-medios-sociales-salud.jpg

Cuidado. Ahora que el número de personas que busca información sobre salud en internet aumenta (y la tendencia muestra que seguirá creciendo) los medios -digitales y tradicionales-deben tener más cuidado al difundir estudios e investigaciones de procedencia poco confiable. ¿Se han dado cuenta de la gran cantidad de notas de este tipo en el papel y en la web? Vale la pena preguntarse si se han seguido pautas rigurosas antes de publicar.

Lo que buscan los lectores

Un informe de investigadores de la London School of Economics (LSE) realizado por la firma sanitaria  Bupa señaló que dado que los smartphones y las tablets van camino a superar a las computadoras personales en 2012, habrá más información online y más formas de acceder a ella.

El sondeo Bupa Health Pulse -difundido por Reuters- encuestó a más de 12.000 personas en Australia, Brasil, el Reino Unido, China, Francia, Alemania, India, Italia, México, Rusia, España y Estados Unidos y halló que el 81% de quienes tenían acceso a internet lo usaban para buscar consejos sobre salud, medicinas o dolencias médicas.

Los rusos son los que más buscan datos sobre salud en internet, seguidos de los chinos, los indios, los mexicanos y los brasileños. Los franceses son los que menos recurren a la web en este tema, se indica.

“Las nuevas tecnologías están ayudando más a la gente de todo el mundo a averiguar más sobre su salud y a tomar decisiones más informadas. Sin embargo, han de asegurarse de que la información que encuentren les ayuda a estar mejor, no peor”, dijo David McDaid, miembro de la investigación.

A partir de ello, los medios deberían afinar sus sistemas de verificación de información de estos temas tan sensibles.

Recomendaciones:

Tener en cuenta qué entidad u organización realiza el estudio (ojo con las fuentes interesadas).

Si se usa el estudio de un laboratorio o de una empresa determinada el lector debe ser advertido desde el comienzo de ello. No lo sorprenda.

Es importante consignar el número de la muestra. Es muy fácil titular: “El 80% de personas en el mundo…”, pese a que el universo de encuestados o sondeados apenas alcanza a las 100 personas. Cuidado con ello.

Busque a sus propios especialistas para analizar los estudios. No ofrezca al lector el mismo contenido que los demás, y sea en extremo riguroso.

En lugar de confiarse con lo que publica un diario en inglés o una agencia busque la fuente original. Internet facilita cada vez más esta tarea. Es posible que una mala traducción o algún error de redacción o concepto hayan desnaturalizado conclusiones, resultados y recomendaciones. Cuidado: Recuerde que está jugando con la salud de sus lectores.

(Fuente: clasesdeperiodismo.com)

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris