Facebook Twitter Google +1     Admin
20110122182048-ciudadparaiso.jpg

Después de varios meses de agitadas peripecias entre Flora y Donatela, al espacio de la telenovela extranjera de Cubavisión llegan vientos más apacibles. Ciudad Paraíso, serie producida por la televisora brasileña O’Globo, en el año 2009, es la nueva telenovela que ocupará el horario estelar televisivo de los martes, jueves y sábados para los cubanos que gustan del género.  

La acción transcurre en la actualidad. En la ciudad de Paraíso, Zeca y María Rita han vivido rodeados por sus respectivas leyendas. Zeca, graduado de derecho en Río de Janeiro pero dedicado a la ganadería, es conocido desde su nacimiento como “el hijo del diablo”.

María Rita, hija de la fanática beata Mariana, ha crecido con fama de ser una santa milagrosa. Luego de un encuentro casual, el maldecido Zeca y la santa Ritinha se enamoran y el romance altera la paz de la pequeña ciudad y los amantes tienen que enfrentarse no sólo a intereses sentimentales o económicos, sino también a creencias y supersticiones arraigadas. Pero después de un accidente que pone en peligro la vida de Zeca, al parecer, María Rita realiza un milagro. 

Escrita por Benedito Ruy Barbosa y con dirección general de Rogério Gomes, esta reciente versión de Ciudad Paraíso (originalmente Paraíso) es un remake de una puesta anterior, presentada por la “fábrica de sueños” brasileña en 1982, como también sucediera con Cabocla, también novela de Barbosa. Los televidentes asiduos encontrarán varios puntos de coincidencia entre ambas novelas, y también con otras como El rey del ganado y Renacer.

Ruy Barbosa es un prestigioso autor, reconocido por sus tramas de ambiente rural, uno de los nombres más antiguos del grupo autoral de la O’Globo que aún se mantiene vigente, aunque esta versión de Ciudad Paraíso es una adaptación del original del 82 hecha por Edmara Barbosa, con colaboración de Adilene Barbosa, hijas del escritor. Los campesinos brasileños, sus conflictos, costumbres y supersticiones, los más hermosos y exóticos paisajes del país, son los ingredientes básicos de sus novelas, muchas de ellas aderezadas por una apacible atmósfera romántica.

Por supuesto, los amores imposibles y los triángulos amorosos, son los temas más recurrentes, pero también se encontrarán las contradicciones entre lo rural y lo urbano, el fanatismo religioso, las consecuencias de la creciente modernización en los pueblos del interior y el contraste entre las nuevas y viejas creencias.

Novela producida para el horario de las seis de la tarde de la O’Globo, destinado a historias de corte romántico, Ciudad Paraíso es un buen ejemplo de un tipo de novela que desde hace dos década la empresa televisiva brasileña ha estado produciendo con más asiduidad para halagar y cautivar a un público muy pobre, mayoritariamente de procedencia rural, que ha emigrado a las ciudades en busca de oportunidades, y que en esta época de satélites, cables e Internet, sólo tienen acceso a la televisión tradicional.

Eso explica la explosión de historias agrarias y personajes campesinos que han aparecido en los espacios de las telenovelas de la O’Globo. El grueso de estas novelas (Renacer, El rey del ganado, Terra Nostra, Cabocla, Paraíso) son de la autoría de Barbosa, que después de escribir Pantanal para TV Manchete, aclaró cómo para los nuevos públicos la realidad aplastante y vertiginosa de las grandes urbes era estresante aún en la pantalla del televisor.

Para ellos, Barbosa propuso un regreso romántico a sus culturas: personajes simples en los que los emigrados se reconocían, fuertes animales, una naturaleza portentosa y colorida, la luz solar en tonos dorados, el sentido romántico del viento, música de guitarras y un tempo más lento, más contemplativo.

Las selvas de piedras, acero y cristal, en las que sofisticados personajes que trabajaban en grandes empresas, iban a discotecas, compraban en boutiques de lujo y vivían en mansiones diseñadas por Niemeyer, cedieron más espacio a bellas postales centradas por grandes haciendas ganaderas, donde los peones se enamoran de bellas muchachas, y en las que se discute constantemente sobre las condiciones y derechos de los campesinos.

El éxito es seguro. Estas novelas no sólo gustan entre los públicos de ascendencia rural, sino que también halagan a los hijos de las urbes, y conquistan, por su exotismo, al mercado internacional, acercándose a los temas y ambientes de muchas telenovelas exitosas producidas en México y Colombia. Por otro lado, el gusto por lo bucólico ha hecho que en muchas novelas brasileñas cuyas tramas se desarrollan en grandes ciudades, se apreciable la mano tendida hacia la cultura campesina, como ocurre en La Favorita, en la que un grupo de personajes de ascendencia rural que viven en Sao Paulo, giran y regresan a la música y a la cultura campesina (Donatela, Flora, Cassiano, Cielo y Grace).     

El éxito de Ciudad Paraíso en Brasil hizo que los productores decidieran postergar su final un mes más que lo calculado. Muchos se emocionaron con la historia de amor de Zeca y María Rita, relación matizada por gustadas canciones que apuntaban el ambiente agrario y romántico que demandaban las escenas.

Una mención para Cássia Kiss (conocida en Cuba por su interpretación de Lulú en Roque Santeiro, por la Leyla de Vale Todo y su dulce Adelaida de la telenovela Esplendor) quien interpreta a la beata Mariana, la madre recalcitrante de María Rita, uno de los principales escollos que encontrarán los protagonistas en la concreción de su amor.

La actuación de Kiss le valió el aclamo del público y la crítica de su país.  Otro conocido es Eriberto Leão, actor que interpreta al protagonista Zeca, conocido en Cuba por haber encarnado al peón Tomé de Cabocla. También recordada por haber interpretado a Zuca en Cabocla regresa a la pantalla cubana Vanessa Giacomo ahora como Rosinha.

Y Los primeros actores Reginaldo Faría (Marco Aurelio de Vale Todo), Mauro Mendoça (Don Gonzalo en La Favorita) Carlos Vereza (el recordado señor de Monserrat de Derecho de Amar) interpretarán respectivamente a Eleuterio Ferrabraz, padre de Zeca; a Antero Godói, padre de María Rita; y al Padre Bento. 

Fuente: Lester Vila Pereira, en Portal Cubasí.

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris