Facebook Twitter Google +1     Admin
20110603132851-terrorismo-vscuba.jpg

PASAJES DEL TERRORISMO CONTRA CUBA EN JUNIO

Junio no ha escapado del terrorismo desatado contra Cuba durante cuatro largas décadas y en el que se  le ha impuesto a este país una diversa modalidad de agresiones cuyo resultado ha sido dolor y muerte para los cubanos.

Todo comenzó bien temprano. Apenas transcurridos los primeros meses del triunfo revolucionario del Primero de enero de 1959 y ya los enemigos de la alegría emergente de los cubanos planearon trastrocarla en una mueca de amargura y dolor.

Los contrarrevolucionarios recién salidos de Cuba trataron de vengarse atacando embajadas y representaciones  de la Isla en el exterior. Tres hechos acaecidos en junio de 1959 demuestran  hasta dónde llegó el alcance del odio hacia la naciente Revolución:

 ¨            (5 de junio)  Un disparo dirigido contra la embajada cubana en República Dominicana provocó la muerte de un niño inocente, natural de ese país, de apenas cinco años de edad. Horas después, elementos contrarrevolucionarios agredieron a dos diplomáticos cubanos, Juan José Díaz del Real y Mario Rivas Patterson,  en las oficinas del Banco de reservas de Santo Domingo, mientras realizaban gestiones en las mismas.

¨            (8 de junio) Fue ametrallado el automóvil del embajador cubano en Haití,  Antonio Rodríguez Echazábal, resultando herido el chofer del mismo.

¨            (4 de junio)  Elementos batistianos  atacaron impunemente al  cónsul cubano en Miami, Adolfo Hidalgo Barrios (Bebo).

Estas agresiones se repetirían indiscriminadamente por más de cuarenta años sin que los Estados Unidos, país de residencia de la gran mayoría de sus perpetradores, hicieran algo para impedirlo. En junio, de manera particular, nuevos hechos de este tipo tendrían lugar:

¨            (21 de junio de 1973)  Elementos contrarrevolucionarios lanzaron varios cartuchos de dinamita contra la Oficina Comercial de Cuba en Santiago de Chile, a la par que colocaron un petardo en la residencia de Michael Vázquez, consejero comercial cubano en ese país.

¨            (6 de junio de 1976) Fue colocado un artefacto explosivo en la Misión cubana ante la ONU, en Nueva York,  provocando cuantiosos daños en la edificación.

¨            (8 de junio de 1978) Elementos contrarrevolucionarios radicados en Estados Unidos colocaron una bomba en la Sección de Intereses de Cuba en Washington, ocasionando daños de consideración.

Estos dos atentados contra representaciones cubanas en territorio norteamericano no fueron los únicos. Múltiples hechos terroristas fueron realizados durante estas décadas sin que se adoptaran medidas contra los culpables, conociendo las autoridades de ese país quiénes eran los responsables. Sin embargo, nunca ocurrió un hecho de este tipo contra la Sección de Intereses de los Estados Unidos en la Habana. Creo que sobran los comentarios al respecto.

Otra modalidad de los ataques y provocaciones contra Cuba,  en los meses de junio, lo  han sido las frecuentes violaciones de los  espacios  aéreo y marítimo de la Isla. Baste señalar que sólo en junio de 1961 se produjeron 168 acciones de este tipo.

En muchos casos, estas violaciones estuvieron dirigidas a provocar pánico, a espiar instalaciones cubanas y, particularmente, a perpetrar agresiones directas. Algunos hechos prueban esta aseveración:

¨            (19 de junio de 1964)  Un avión pirata procedente de Estados Unidos lanzó varias bombas contra el central “Marcelo Salado”, ubicado en la antigua provincia de Las Villas. Fue derribado al culminar la criminal acción.

¨            (15 de junio de 1966) Tres aviones de la fuerza aérea  norteamericana violaron el espacio aéreo cubano.

¨            (16 de junio de 1968) Dos aviones F-8 Crusader, pertenecientes a la marina norteamericana, violaron el espacio aéreo cubano en zonas aledañas a la Base naval  de Guantánamo.

Estas violaciones de nuestro espacio aéreo marítimo han sido reiteradas durante las últimas décadas y han sido expresión de la hostilidad de las administraciones norteamericanas, que las han utilizado para provocar un conflicto armado entre los dos países. Hubo momentos en que aviones norteamericanos fueron empleados para abastecer con sofisticado armamento a las bandas contrarrevolucionarias ubicadas en varias zonas montañosas de la Isla.

El secuestro de naves aéreas y marítimas, estimulado por el hecho de que las autoridades norteamericanas recibieron durante mucho tiempo a los secuestradores de las mismas como virtuales héroes, ha sido una modalidad preponderante de los hechos terroristas que ha padecido el pueblo cubano. Algunos casos ocurridos en junio, atestiguan esta afirmación:

¨            (14 de junio de 1959)  Fue desviado hacia Miami una avión militar del tipo DC-3 mientras realizaba un vuelo entre la Habana y Camagüey.

¨            (5 de junio de 1960) Es secuestrada hacia Miami la embarcación “El Caribe”.

¨            (10 de junio de 1963) Una embarcación nombrada “Joven Elvira”, perteneciente a una cooperativa pesquera de Matanzas, fue secuestrada y desviada a los Estados Unidos.

¨            (10 de junio de 1967)  Fue secuestrado el barco pesquero Sigma 19 en Punta Cartas, Pinar del Río. Con posterioridad fue conducido hacia los Estados Unidos por los seis secuestradores.

¨            (29 de junio de 1967)  Una embarcación nombrada “Conrado Benítez”, perteneciente a una cooperativa pesquera radicada en la desembocadura del Río Almendares, Ciudad de la Habana, fue secuestrada y conducida a la Florida.

El terrorismo continuado contra Cuba y la hostilidad de las autoridades norteamericanas alcanzaron en junio cuatro momentos de significativo alcance por las consecuencias provocadas en familias cubanas.

El 13 de junio de 1962 ocurrió uno de los hechos más condenables provocados por el terrorismo contra los cubanos: una niña de apenas 12 años de edad, Adela Reyes, fue herida por disparos realizados por la banda de Pedro González. Este criminal suceso, ocurrido en la Finca Santa Ana, Jagüey Grande, en Matanzas, conmocionó a la población de la zona y de todo el país. Sin embargo, no fue un hecho aislado. Parte de los más de 3000 muertos provocados por el terrorismo contra Cuba, fue provocado por actos criminales de bandidos financiados por la CIA y el gobierno norteamericano.

Los cubanos recuerdan con dolor el asesinato de jóvenes maestros, de familias enteras de campesinos y de humildes trabajadores. Entre 1963 y 1965, actuaron en el país nada menos que 299 bandas, integradas por 3 995 contrarrevolucionarios.

El 9 de junio de 1963 fue herido a mansalva el soldado José Ramírez Reyes mientras custodiaba la frontera cubana en la frontera con la Base Naval de Guantánamo. Los disparos, provocados por la soldadesca norteamericana acantonada en el territorio ilegalmente usurpado a Cuba, provocaron este detestable incidente. Cuba recuerda con dolor estas agresiones contra soldados y trabajadores, las que llenaron de luto, más de una vez, a sus hogares.

El 9 de junio de 1964 fue asesinado el marinero  Jesús Fernández Ramírez, miembro de una patrulla marítima cubana atacada por una lancha fuertemente artillada, procedente de los Estados Unidos. El hecho, ocurrido en Cayo Blanco, a sólo 15 kilómetros de la bahía de Cárdenas, en Matanzas, provocó igualmente el secuestro de los marineros Daniel Expósito Torres y Calimerio Ramírez Jerez. Posteriormente, el grupo terrorista secuestró al pesquero “Elvira” y lo condujo a territorio norteamericano.

Como usted puede comprobar, amigo lector, junio ha sido triste para los cubanos, como han sido dolorosos los doce meses de los últimos 45 años. El terror impuesto por la contrarrevolución y el gobierno estadounidense causó desolación y tristeza en muchos hogares cubanos. Dolorosamente, pocos han levantado un dedo para condenarlo y, de ellos, ninguno ha sido funcionario de las administraciones norteamericanas.

FUENTE: Publicado por Percy Francisco Alvarado Godoy el junio 3, 2011 a las 7:03am

 

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris