Facebook Twitter Google +1     Admin
20110708150726-galeria-martha-veronica.gif

Escrito por Nuria Barbosa León/ Radio Progreso  

Una voz refrescante en las mañanas llega sin pedir permiso a hogares, centros laborales y de estudio a través de la magia de Radio Progreso y su programa Juventud 2000.

Iniciado el 7 de julio de mil 986 y diseñado para emitir al éter la esperanza sonora de un futuro cierto para toda la familia cubana, se caracterizó por la combinación de música, noticias, mensajes, saludos y divulgación de todo tipo de actividades.

Mérito a destacar es la conducción armónica de la locutora Martha Verónica Marcel, insertada en el equipo de realización desde su fundación y que con su timbre cálido transmite sosiego a los cubanos.

Su primer director fue Osvaldo Witi Valdés, y le siguieron María Antonia Álvarez y Jorge Luis Valdés Vals ya desaparecido,  pero los de mayor tiempo resultan ser el par de Guille Villar y Juan Carlos García del Vallín quienes mantienen una audiencia activa, fuera de esquematismo, consumismo o rutina.

Ellos son cazadores de la representación de los mejores talentos musicales cubanos y de los visitantes foráneos para ofertar un diálogo coloquial acerca de las últimas producciones, proyectos, presentaciones y giras de quienes se dedican al arte musical.

Los asesores han sido vigilantes para que la calidad rinda frutos y en su nómina contamos con tres en el lapso de estos 25 años, ellos son: Rafael García Viniegra, Ricardo Paret y Mayra García.

Por el equipo de realización han laborado innumerables compañeros, dignos de recordar pero para no aumentar la lista destaquemos sólo a los más recientes: María Cristina Lorenzo, -ya jubilada-, Ramoncito Miranda y Justino Rodríguez, quienes aportan muchas energías para mantener la fraternidad del colectivo.

La última adquisición es Olivia Niebla, intermediaria entre el público y los realizadores, su función es atender las cartas y llamadas telefónicas para insertar a los oyentes dentro del programa con mensajes, felicitaciones y saludos.


Las secciones: Soy Cubana, La Canción y sus éxitos, Anda ven y muévete más el Hit Parade y los conciertos atrapan el interés de los oyentes y los inmoviliza en sus tareas de rutina para enterarse de algunos sucesos culturales de relevancia.

Sin embargo para los que preguntan por… y vuelven a preguntar, todos los miércoles Pepe de Armas tiene una respuesta con las interioridades del pasado y del mundo musical de la actualidad.

Una colaboradora de siempre de este programa es Sahily Tabares, la periodista que con sus entrevistas e informaciones del quehacer cultural y social impregna un sabor refrescante a la cotidianidad.

Si algo negativo se le fuera a decir al programa es que en la última etapa no hubo una estabilidad en las voces masculinas para la contrapartida a la locución y a la lectura de noticias. Esperamos que con la entrada de Rider Hernández Morejón esta carencia sea suprimida.

Lo valioso está en el rescate de la mejor música cubana, como sello distintivo y la muestra de los auténticos valores culturales del suelo que muestran una calidad inigualable, con espacio para la trova, el rock, el son, el bolero, y la balada.

Agradecimiento eterno a todos los que han transitado por el programa, también a la audiencia fiel que lo ha recibido en su casa.

Felicidades a Juventud 2000 por su mocedad infantil de 25 años, nosotros: los oyentes, es decir, el pueblo, lo agradecemos.

Marta Verónica Marcel: voz insignia de Juventud 2000

La locutora y actriz Marta Verónica Marcel es fundadora del estelar espacio “Juventud 2000”, dirigido por los musicólogos Guillermo (“Guille”) Vilar y Juan Carlos García del Vallín, y que sale al aire diariamente por la octogenaria Radio Progreso. Por esa y otras muchas razones, decidí entrevistar a la conductora de ese programa matinal, que cuenta con asiduos oyentes, tanto en la geografía insular como por audio real en Internet.

Marta Verónica lleva más de tres décadas de ejercicio profesional en la radio: 23 años en la Emisora de la Familia Cubana, donde -además- laboró en el desaparecido espacio “Ayer, hoy y mañana”; 8 años en Radio 26, en Matanzas, la Atenas de Cuba, y 2 años en Radio Reloj, sexagenaria emisora que califica como verdadera Escuela de Periodismo y Locución.

Ha recibido varias distinciones, otorgadas por el Instituto Cubano de Radio y Televisión (Aniversario 80 de la Radio Cubana), el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, el Ministerio del Interior, la Unión de Jóvenes Comunistas (Premio Abril) y la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (Premio Nicolás Guillén), entre otros reconocimientos a su entrega en cuerpo, mente y alma al arte-ciencia del buen decir.

De acuerdo con nuestra entrevistada, el “virus de la locución me lo inoculó la destacada locutora y lingüista, Gladys Goizueta Simal, quien conducía el espacio “Oiga”, que transmitía Radio Rebelde cuando yo era una joven de solo 18 años de edad…, pero esa inolvidable voz, devenida caricia al intelecto y el espíritu, marcó para siempre a aquella adolescente… y decidí ser locutora”.

“En esa época, me presenté a un examen de aptitud para estudiar periodismo, ya que esa profesión constituía una tradición familiar, que -al parecer- los Marcel la llevaban en los genes, pero el maestro Manolo García (a quien le debo todo lo que soy en el medio radial, precisó), cuando me escuchó hablar, me dijo: ‘con esa excelente voz tú vas a estudiar locución, no periodismo”.

“Manolo no solo me convenció (me parece que no era necesario insistir mucho al respecto, porque la vocación ya había prendido en mí) de que matriculara el curso de locución, sino también me invitó a integrar el elenco dramático de Radio 26, donde con posterioridad fui evaluada como actriz y formé parte del reparto infanto-juvenil de dicha emisora. Ese fue el despegue inicial, o mejor, el detonante que con el discurrir del tiempo me catapultó hasta la Emisora de la Familia Cubana, donde consolidé mis conocimientos teórico-prácticos y me convertí -hasta hoy- en la conductora del programa ‘Juventud 2000’”.

Para Marta Verónica, “es un inmenso honor ser miembro activo de la gran familia de Radio Progreso, ya que -desde que di los primeros pasos como locutora y actriz en mi ciudad natal- acaricié la idea de pertenecer al colectivo artístico de la “Onda de la Alegría”, y concretamente, al equipo de realización de “Juventud 2000”…, por ser el espacio idóneo, donde -sin duda alguna- anhela trabajar todo profesional de la locución” ¿Por qué, se preguntarán los lectores?.

En ese contexto musical por excelencia, “puedes hacer todo lo imaginable -y hasta lo inimaginable- en los campos de la locución y la conducción…, pero me agrada incursionar en el género entrevista (¿un rezago de la tradición periodística familiar?).

En consecuencia, disfruto muchísimo cuando entrevisto ‘cara a cara’ (no olvide que, desde el primer día, nuestro espacio sale al aire en vivo, menos el domingo, que es grabado) a músicos, artistas y cantantes, nacionales y extranjeros, así como a personalidades de la cultura cubana, iberoamericana o universal, entre otros no menos notables.

De las muchas anécdotas, vivencias y experiencias acumuladas por la voz insignia de “Juventud 2000”, ella nos relata: “en una ocasión, el maestro Manolo de la Rosa (locutor de Radio Habana Cuba), y yo debíamos conducir un programa de lujo, al que había sido invitado -nada más y nada menos- que Don German Pinelli, Premio Iberoamericano de Locución en dos ocasiones, y Premio Nacional de Televisión.

Manolo me dejó sola ‘para que me fogueara’ (según me susurró al oído), pero cuando yo vi a Pinelli sentado en el auditorio, perdí la voz y solo pude dar las buenas noches y sonreír, porque quedé bloqueada por completo, yo quería que la tierra se abriera y me tragara. Cuando concluyó la actividad, el maestro se acercó a mí y con la mayor delicadeza y respeto hacia mi humilde persona, me dijo: ‘no tengas pena, hija mía, que con esa sonrisa y las buenas noches que diste, salvaste la situación y saliste airosa de esa prueba de fuego’. Después, me hizo algunas observaciones que si las reseño aquí harían interminable esta entrevista; señalamientos que quedaron registrados -con letras indelebles- en mi memoria poética”.

“Otro de los momentos inolvidables para mí como conductora de ‘Juventud 2000’ fue cuando entrevisté al director y a algunos de los integrantes de la agrupación musical australiana ‘Air Supply’; fue un verdadero reto y no precisamente a la imaginación, sino al intelecto…, que me hizo crecer -¡y de qué forma!- desde los puntos de vista profesional, humano y espiritual.

A los jóvenes que se inician en la locución y en la conducción de espacios musicales, Marta Verónica Marcel les recomienda: “que no se fijen en lo externo, sino en lo que acontece en su mundo interior, en lo que les brota del alma, que amen, respeten y conozcan al público al que va dirigido el programa (cualquiera que sea), que estudien sin descanso, que se preparen lo mejor posible para enfrentarse al micrófono, fiel compañero. Que conviertan los reveses en victorias, que acepten cualquier tarea que se les asigne y que jamás digan: NO PUEDO HACERLO (esa frase pesimista hay que desterrarla del vocabulario técnico de un locutor o conductor), y por último, que amen con pasión todo lo que hagan. Esos son, en apretada síntesis, los consejos que puedo ofrecerles a los jóvenes, y que son el resultado de más de treinta años de infatigable labor en este popular medio de comunicación social: la radio.(
Jesús Dueñas Becerra, Crítico y periodista)

TOMADO DEL PORTAL DE LA RADIO CUBANA/www.radiocubana.cu

TOMADO DE WWW.RADIO PROGRESO.CU, LA ONDA DE LA ALEGRÍA.

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris