Facebook Twitter Google +1     Admin
20110731051512-zapatero.jpg

No son pocos los que intuyen que poderosas maquinarias mediáticas y económicas quitan y ponen gobiernos en las democracias representativas. Para quienes necesiten pruebas, lo ocurrido en los últimos días en España es una muestra palpable de cómo funcionan las cosas cuando se agota la paciencia de las élites.

José Luis Rodríguez Zapatero comunicó ayer la convocatoria a elecciones anticipadas para el 12 de noviembre. Desgastado por su cobardía política y su inconsecuencia a la cabeza de un Partido que incluye en su nombre las palabras “socialista” y “obrero”, ha gobernando a nombre de la izquierda, buscando la aprobación de la derecha, y traicionando las expectativas que desató su llegada al palacio de la Moncloa.

La crisis económica y su incapacidad para manejarla sin dañar gravemente los sectores populares, desataron un amplio descontento, recogido por el Movimiento 15-M, que ha disparado las alarmas del sistema. Evitando males mayores para los intereses del gobierno realmente existente, un editorial del diario El País dio la orden el pasado 17 de julio, seguida de un artículo del miembro del Grupo Bilderberg y Consejero delegado de PRISA Juan Luis Cebrián.

“Si Zapatero quiere rendir un último servicio a su país debe abandonar el poder cuanto antes”, decía el bajante del Editorial, titulado “Final de ciclo”, mientras que el franquista reciclado Cebrián, luego de disfrazarse de simpatizante de quienes reclaman una reforma electoral afirmaba: “La pérdida de confianza en la gestión del actual presidente del Gobierno es clamorosa dentro y fuera de España. Es imposible suponer que de una legislatura como la que hemos padecido se derive ya ninguna de las soluciones que los ciudadanos reclaman. El deterioro preocupante del partido en el poder amenaza con desequilibrar el futuro inmediato de nuestras instituciones políticas.” Para concluir, que “José Luis Rodríguez Zapatero debe de una vez por todas abandonar su patológico optimismo y renunciar al juego de las adivinanzas. Los titubeos, las dudas y los aplazamientos a que nos tiene acostumbrados son la peor de las recetas para una situación que reclama medidas de urgencia. Su deber moral es anunciar cuanto antes un calendario creíble para el proceso electoral.”

Y Zapatero no tardó en obedecer, una semana después tiró la toalla -si es que alguna vez la tuvo- y este 29 de julio anunció la decisión que le exigían los que mandan para que los españoles escojan entre los dos candidatos que aprobó la elite de banqueros y políticos contra la que las calles gritan “Democracia real Ya!”. Me pregunto si el pueblo español les aceptará el nuevo entretenimiento electoral, diseñado para engañarlos una vez más.

(Tomado de La pupila insomne)

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris