Facebook Twitter Google +1     Admin
20120101182343-benedicto-xvi.jpg

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI pidió hoy en el tradicional Angelus de Año Nuevo el cese de las guerras y discrepancias al desear que el 2012 sea un tiempo de esperanza y de pacífica convivencia.

  Benedicto XVI expresó su deseo de que "brote por todas partes la justicia y la paz" y "cesen las guerras, las divisiones y las enemistades entre los hombres", ante miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

El Sumo Pontífice recordó que la paz "nunca es un bien que se alcanza plenamente, sino una meta a la que todos deben aspirar y por la cual se debe trabajar".

Por ello, pidió que "a pesar de las dificultades que muchas veces hacen arduo el camino" esta aspiración de concordia "se traduzca en gestos concretos de reconciliación, de justicia y de paz".

El jefe de Estado vaticano exhortó a los líderes de las naciones del mundo a renovar "la disponibilidad y el compromiso para acoger y favorecer este anhelo insustituible de la humanidad" que es la paz.

Igualmente, al conmemorarse en este día la Jornada Mundial de la Paz, que este año se celebra bajo el lema "Educar a los jóvenes en la justicia y la paz", el Pontífice advirtió sobre cómo la juventud "mira hoy con cierta aprensión el futuro".

En ese sentido, Benedicto XVI exhortó a la humanidad a prestar atención al deseo de los jóvenes de "contribuir de forma efectiva al mundo de la política, la cultura y la economía para construir una sociedad con un rostro más humano y solidario".

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris