Facebook Twitter Google +1     Admin
20120811143305-antolin-el-pichon-con-2-que-se-quieran-580x385.jpg

No quiero llanto/ Por PEDRO DE LA HOZ, tomado de Granma digital

Inteligente, por cautelosa, es la idea de sacar al aire únicamente en la programación de verano el espacio humorístico musical No quiero llanto. El director José M. Mena y el humorista Ángel García saben que lo peor que le puede pasar a una propuesta de tal naturaleza es la rutina que conduce al agotamiento. De modo que una vez al año no debe hacer daño, como reza el dicho popular, y menos en el privilegiado horario del domingo después de las noticias, segmento que a lo largo de esta década ha sufrido carencias y desventuras.

Evidentemente se trata de un argumento que gira en torno a un personaje absorbente, Antolín el Pichón, por larga distancia la mejor criatura que a lo largo de casi tres décadas de ejercicio profesional ha desarrollado Ángel García.

Basándose en sus propias vivencias guajiras —aunque Manacas, dicho sea de paso, no es tan guajira como parece, con su fábrica de cerveza y una colonia alemana en el recuerdo—, Ángel ha consolidado la imagen y la palabra del cubanito avispado que salta del medio rural a conquistar la urbe, y se apropia de la moda "chea" de la ciudad haciéndola más "chea" todavía, y se inventa un barniz entre populachero y seudointelectual, entre la ingenuidad y el ingenio, el despropósito y la agudeza.

A estas alturas puede decirse que la "Figura" ha desplazado, para suerte del comediante, el travestismo, por suerte ahora ocasional, de la Pía. Irónicamente lo mejor de esta última encarnación de Ángel, en el momento dedicado a los ripios líricos, aconteció cuando precedió la irrupción en el set de una joven cantante pop cuyo tema, tomado muy en serio, adolecía de la misma carga de filosofía cursi y barata que la Pía había criticado.

Por otra parte, Ángel ha conseguido una línea de continuidad, sobre la base de un planteo original, con la cosecha de otro gran humorista villaclareño, el siempre recordado Argelio García, Chaflán.

Como contrafigura funciona con eficiencia Iván Camejo, el secretario que le sigue la corriente a Antolín en su intento por insertarse en el mundo del espectáculo. Su relación con el protagonista es mucho más orgánica que cuando aparecen otros personajes caricaturescos hasta la desfiguración. ¿La excepción? Baudilio Espinosa que se desmarcó de su popular Pepe Rillo para encarnar a un profesor de modales en uno de los programas de este verano.

Algún crítico, con razón ha echado de menos la falta de plena articulación entre las presentaciones musicales y la estampa humorística, y no le falta razón. Pero cabe señalar que hasta ahora el nivel de las interpretaciones musicales, en su diversidad, apuntan a una sostenida calidad y un probado talento. Quizá sea oportuno, para salvar ese vacío, instruir a los cantantes o directores de orquesta que dialogan con los protagonistas de modo que correspondan intencionadamente a ese momento del programa.

La frase que define al Pichón es retadora: "El que me haga sombra, se va". En realidad, como están las cosas, muy poco, en términos de humor, le hace sombra a No quiero llanto.

Foto: Petí, tomada de Cubadebate/ Entrevista de Amaury Pérez a Ángel García, Antolín, en C2QSQ.

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris