Facebook Twitter Google +1     Admin
20130813220323-cuba-ipk-dengue2013.jpg

La nueva clasificación clínica de dengue aprobada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), dengue y dengue grave, permite al médico establecer una adecuada atención, tratamiento oportuno y evitar la muerte del enfermo, aseguró una experta cubana.

María Guadalupe Guzmán, jefa del departamento de Virología del Instituto de Medicina Tropical "Pedro Kourí" (IPK), en La Habana, señaló que en esta propuesta realizada a partir de estudios desarrollados a nivel mundial, Cuba tuvo una importante participación, con un gran impacto por su trabajo.

La enfermedad es propia de países tropicales, pero va unida a deficientes condiciones higiénico-sanitarias, aunque en los últimos cinco años se identificaron algunos brotes en el sur de Europa, destacó.

No existe hasta hoy ningún medicamento efectivo contra esta infección transmitida por mosquitos, solo el control del vector con apoyo de la comunidad hace posible prevenir la dolencia, aseveró la experta durante el XIII Curso Internacional sobre control de dengue inaugurado la víspera en La Habana.

Para ello es necesario eliminar los criaderos, limpiar los sitios donde hay basura, mantener tapados los depósitos de almacenamiento de agua y vaciar los envases, neumáticos viejos y otros recipientes.

Estas acciones son simples, no implican recursos y pueden ayudar al control sin utilizar productos químicos, explicó.

Tampoco se ha logrado una vacuna eficaz. La complejidad de su desarrollo tiene que ver con que se trata de cuatro diferentes serotipos, el propio carácter complejo de la enfermedad con amplio rango de severidad, entre otras razones, acotó.

Guzmán se refirió a otros trabajos que se llevan a cabo, enfocados en virología, inmunología, genética del individuo, investigaciones en la resistencia del mosquito a los insecticidas, así como en lograr una mayor participación de la comunidad.

Por su parte, Rosmari Rodríguez Roche, Investigadora Titular del IPK, indicó que estudios realizados demuestran cómo durante las epidemias hay un incremento de severidad en el tiempo.

Esto significa que al final de las mismas, aún cuando el número de casos está disminuyendo, las medidas de control son mayores y el ingreso es temprano, hay una mayor proporción de enfermos graves y fallecidos.

Existe una posibilidad que mutaciones en el virus hacen incrementar su virulencia, aunque solo de observa en sujetos que tuvieron una infección previa, por lo que el virus no se puede ver independiente de la secuencia de infección, manifestó./PL

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris