Facebook Twitter Google +1     Admin
20140710012242-0-romeroataja.jpg

24 años después Argentina volvió a sentir lo que significa meterse en una final. La Albiceleste encontró el camino, el único posible en un partido nulo, desde el punto de penalti, lugar de otra pena máxima para Holanda en los Mundiales.

Sergio Romero fue el héroe en una tanda sin Krul. El portero argentino despejó los tiros de Vlaar y Sneijder y Holanda lloró su pena. Argentina, mientras, siguió cantando. Al menos hasta el domingo. Espera Alemania, el país que le quitó la gloria en Italia hace 24 años.

Miedo, mucho miedo
Argentina y Holanda no pudieron disimular el miedo. Brasil todavía temblaba después de la apisonadora que se paseó por el Mineirao. Incluso en Sao Paulo aún se sentía el movimiento. Los dos equipos actuaron con mucho cuidado con el temor a morder el polvo.

Van Gaal practicó un ejercicio de defensa total durante la primera parte. Argentina propuso por obligación y lo intentó, pero siempre mirándose las espaldas temiendo una carrera de Robben. Holanda tuvo bastante con vigilar a Leo Messi por todos los rincones. De Jong le siguió por todas partes y siempre contó con ayudas de sus compañeros. Era un trabajo perfecto en cadena. Vlaar se designó como el jefe.

Argentina insistió por la derecha buscando las cosquillas de Blind y Martins Indi, que quedó retratado. Lavezzi fue el que más lo intentó. La primera mitad se cerró sin ocasiones dignas. Argentina, al menos, se acercó y Messi probó a Cillessen en un lanzamiento de falta. Holanda ni eso. Buscar a los de arriba era un drama. Los medios holandeses, excepto Sneijder, juegan mejor sin la pelota.------

Van Gaal se anticipó y metió a Janmaat por Martins Indi al descanso. El seleccionador holandés no teme los cambios. Kuyt se fue al lateral derecho y Blind pasó al centro. Holanda tuvo más el balón, pero no cambió mucho más. Cuando parecía que por fin iba a ver una ocasión, era fuera de juego. Cuando parecía que la oportunidad llegaría a balón parado, el balón se perdía sin pena ni gloria por línea de fondo.

A la hora entró Clasie por De Jong y Sabella se atrevió con Kun y Palacio en el lugar de Higuaín y Enzo Pérez. Messi y Robben, mientras, lo vieron todo muy negro. No se les regaló ni un espacio. Les encadenaron. Si el balón hubiese desaparecido durante unos minutos alguno no se habría dado cuenta.
Mascherano, bordeando el final del tiempo reglamentario, evitó lo que podría haber sido gol de Robben. Fue el único momento de intriga en los 90 minutos.

Hubo prórroga, claro. Era la consecuencia natural de un combate nulísimo. En ese escenario, claro, el miedo fue aún mayor. Argentina se conformó con eso y esperó. Van Gaal confió en ganar antes y por eso metió a Huntelaar dejándonos sin Krul. Tampoco pasó mucho más. El partido tenía que decidirse en la tanda. No se hubiese marcado de otra manera en tres días seguidos. Palacio y Maxi pudieron hacerlo, pero remataron francamente mal. La final estaba en los penaltis.

 

TEXTO TOMADO DE MARCA.COM

http://www.marca.com/eventos/marcador/futbol/2014/mundial/semifinal/hol_arg/

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris