Facebook Twitter Google +1     Admin
20150721024407-0-bruno-cuba-john-kerry.jpg

El Canciller Bruno Rodríguez Parrilla y el Secretario de Estado John Kerry se reunieron hoy en el despacho privado del alto funcionario estadounidense por más tiempo de lo que se había previsto originalmente, y ambos sostuvieron más tarde un encuentro con la prensa en el Salón Benjamín Franklin del Departamento de Estado, donde primó “el tono de respeto e igualdad soberana”, según reconoció el Ministro de Cuba.

Kerry sorprendió gratamente al hablar en español para destacar que EEUU estaba dispuesto a convivir con Cuba como buenos vecinos. ”Por supuesto, esto no significa el final de las numerosas diferencias que separan a nuestros gobiernos”, agregó, sino que los intereses de ambas naciones pueden defenderse mejor a partir del acercamiento, no del “extrañamiento”, dijo.

Mientras, el Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba dijo a en la rueda de prensa conjunta que “el Secretario de Estado y yo hemos ratificado el interés en normalizar los vínculos bilaterales, reconociendo que este será un camino complejo y largo que demandará de la voluntad de ambas partes”.

He reiterado al señor Secretario de Estado, añadió Rodríguez, la voluntad del Gobierno Cubano de avanzar en el proceso hacia la normalización de las relaciones con los EEUU sobre la bases de respeto e igualdad soberana sin menoscabo a la independecia y la soberanía de Cuba y sin injerencias en nuestros asuntos internos.

El secretario de Estado John Kerry  confirmó que abrirá la nueva embajada de Estados Unidos en La Habana el próximo 14 de agosto.

Los altos funcionarios discutieron sobre temas como la cooperación en el cumplimiento de la ley, la lucha contra el narcotráfico, las telecomunicaciones, el Internet, los derechos humanos y la trata de personas. También conversaron sobre la apertura de las embajadas.

Dijo que el cambio “nunca es fácil” pero “no hay nada más fútil que vivir en el pasado”.

Poco después de la una de la tarde (Cuba y EEUU comparte el mismo uso horario), se inició el encuentro privado entre Rodríguez y Kerry, para la tradicional foto del saludo entre los funcionarios en la oficina privada del estadounidense. Más de una hora y media después, ambos se encontraron con la prensa.

John Kerry: Estamos decididos a vivir como buenos vecinos

Bruno Rodríguez y John Kerry en el Salon Benjamin Franklin, del Departamento de Estado. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bruno Rodríguez y John Kerry en el Salon Benjamin Franklin, del Departamento de Estado. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Con beneplácito el comienzo de su relación con el gobierno y el pueblo de Cuba, comenzó la conferencia de prensa conjunta el Secretario de Estado.

Estamos decididos a vivir como buenos vecinos, sobre la base del respeto mutuo, y queremos que nuestros ciudadanos en los Estados Unidos y en Cuba, miren hacia el futuro con esperanza, añadió.

Por ello celebramos este día, el 20 de julio, porque hoy empezamos a reparar lo que ha sido dañado, y abrir lo que ha estado durante demasiado tiempo ha estado cerrado.

Añadió que “este hito no significa el fin de las profundas diferencias que todavía nos separan. Lo que sí reflejan es la realidad: que la Guerra Fría terminó hace mucho tiempo, y que en interés de ambos países va a ser mejor un acercamiento diplomático que un alejamiento; y que hemos comenzado un proceso de normalización completo y que por supuesto va a llevar tiempo pero que va a beneficiar a los pueblos, tanto en Cuba como en los Estados Unidos”.

Este deseo de mirar hacia adelante fue lo que impulsó las conversaciones del día de hoy y lo que nos ha hecho llegar a este momento, aseguró.

“El ministro de Relaciones Exteriores y yo hemos abordado una gran cantidad de temas de interés mutuo: la cooperación en las fuerzas del orden, la lucha contra los estupefacientes, las comunicaciones, el internet, temas ambientales, derechos humanos, y también la trata de personas, y por supuesto también hablamos sobre la apertura de nuestras embajadas”, comenta.

Deseamos asegurarnos que estas embajadas puedan funcionar plenamente, y estamos seguros de que nuestros diplomáticos en ambos países van a tener la libertad de viajar y conversar con los ciudadanos de todo el país.

“Para poder liderar ese esfuerzo, me siento sumamente contento de tener un equipo de primera clase en Cuba, encabezado por el embajador DeLaurentis, Encargado de Negocios, quien es uno de los mejores y más experimentados servidores públicos. Felicito al ministro de Relaciones Exteriores Rodríguez por la apertura de la embajada de Cuba aquí en Washington esta mañana”, dijo Kerry.

Anunció que el 14 de agosto va a realizar su primer viaje como Secretario de Estado a Cuba, y a celebrar una ceremonia similar en la embajada de EEUU en La Habana, “pero antes de finalizar quiero agradecer a nuestros colegas de Suiza por el papel fundamental que desempeñaron durante mucho tiempo como un Estado protector, que por supuesto, terminó siendo mucho más tiempo de lo que se había anticipado”.

También deseo agradecer a nuestros amigos del continente que nos instaron, muchas veces durante décadas, que normalizásemos, y ahora han acogido con beneplácito nuestra decisión de hacerlo. Quiero agradecer la ayuda de nuestra subsecretaria Roberta Jacobson y todos los representantes que han trabajado tan denodadamente y que han permitido que se celebrase este día, añadió.

Reconoció el compromiso de todos aquellos que se interesaron por las relaciones de Estados Unidos y Cuba, “ya sea que estén de acuerdo o no. Los cambios no son fáciles, sobre todo cuando las relaciones están profundamente arraigadas, y aunque nosotros podemos y debemos aprender del pasado, no hay nada más inútil que vivir en el pasado”.

Aseguró que el presidente Obama y él creen “que podemos satisfacer las necesidades de nuestro pueblo con políticas para mejorar el futuro. Después de todo, no hay nada para perder y mucho para ganar. Alentando los viajes entre nuestros respectivos países, el intercambio de información, de ideas, la reanudación del comercio, y también la remoción de los obstáculos que han dificultado que las familias se visitasen”.

Dijo: “No nos equivoquemos; el proceso de la normalización plena de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba será largo y complejo. Obviamente, vamos a encontrar algunos momentos [de alegría] y también de frustración. Se va a necesitar mucha paciencia. Por lo tanto, debemos comenzar ya este viaje, porque es un viaje que debimos haber comenzado hace mucho tiempo, hoy con la apertura de nuestras embajadas y la visita del Canciller, estamos dando un paso histórico en la dirección correcta”.

Finalmente, aseguró que “tenemos que seguir avanzando en ambos países y tenemos que trabajar de manera abierta y con respeto… Les puedo asegurar a todo el mundo, inclusive al pueblo de Cuba, que los Estados Unidos van a cumplir con su parte… Y ahora, es un placer para mí, darle la palabra a nuestro invitado, el Ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez”.

Bruno Rodríguez: No habríamos llegado aquí sin la sabia conducción de Fidel

Perdón por haber llegado tarde, comenzó el Canciller cubano, y estas fueron sus palabras:

Hemos tenido un encuentro respetuoso y constructivo con el Secretario de Estado John Kerry. Fue de especial significación izar la bandera cubana por primera vez después de 54 años. No habríamos podido llevar a este momento sin la sabia condución del liderazgo histórico de la Revolución, encabezado por Fidel Castro, y sin la resistencia y autoderteminacion del pueblo de Cuba y su firme convinción de seguir el camino escogido soberanamente.

Hemos llegado hasta aquí también gracias al apoyo solidario de América Latina y el Caribe, de la inmensa mayoría de los países del mundo y de muchos estadounidense y cubanos patriotas residentes en este país que persistieron durante años en sus esfuerzos para que Cuba y los Estados Unidos tuvieran una mejor relación.

Con el Secretario de Estado hemos intercambiado sobre los asuntos tratados por los Presidentes Raúl Castro y Barack Obama en su encuentro en la Cumbre de las Américas en Panamá, sobre el estado actual de las relaciones y los avances que se han logrado desde los anuncios realizados el pasado 17 de Diciembre, incluyendo la salida de Cuba de la Lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo, donde nunca debió estar, y la ampliación de los intercambios sobre temas de interés común.

Trasladé el reconocimiento de nuestro pueblo y gobierno al presidente Obama por su decisión de trabajar por le cese del Bloqueo, de instar al Congreso a eliminarlo definitivamente y por su disposición a adoptar medidas ejecutivas que modifican la aplicación de algunos aspectos de estas políticas, que aunque han sido limitadas van en la dirección positiva.

Hemos subrayado que el Presidente de EEUU puede continuar usando sus prerrogativas ejecutivas para contribuir significativamente a la modificación de aspectos de la aplicación del bloqueo con vistas a su eliminación. No para buscar cambios en Cuba, que son de la exclusiva soberanía de la República de Cuba y de los cubanos, sino para atender al mejor interés de los ciudadanos estadounidenses.

Hemos insistido en que el levantamiento total del bloqueo es esencial para avanzar hacia la normalización de las relaciones bilaterales, así como la devolución del territorio ocupado ilegalmente en Guantánamo y el pleno respeto a la soberanía de Cuba; así como la compensación a nuestro pueblo por daños humanos y económicos.

Reiteramos nuestra invitación a los ciudadanos estadounidenses a ejercer su derecho de viajar a Cuba, como al resto del mundo, y a las compañías de este país a aprovechar en igualdad de condiciones las oportunidades que Cuba ofrece.

El Secretario de Estado y yo hemos ratificado el interés en normalizar los vínculos bilaterales, reconociendo que este será un camino complejo y largo que demandará de la voluntad de ambas partes.

He reiterado al señor Secretario de Estado la voluntad del Gobierno Cubano de avanzar en el proceso hacia la normalización de las relaciones con los EEUU sobre la bases de respeto e igualdad soberana, sin menoscabo a la independecia y la soberanía de Cuba y sin injerencias en nuestros asuntos internos.

Es cierto que existen diferencias profundas entre los Gobiernos de Cuba y de EEUU, en cuanto a nuestras concepciones sobre el ejercicio de los Derechos Humanos por parte de todas las personas y en todo el planeta; y también en temas de Derecho Internacional, las cuales inevitablemente persistirán. Pero estamos convencidos de que ambos podemos cooperar y cohexistir de manera civilizada sobre la base del respeto de estas diferencias y el desarrollo de un diálogo constructivo orientado al bienestar de nuestros países y pueblos del continente y del mundo.

He transmitido al Secretario de Estado que será bienvenido en La Habana con motivo de la ceremonia de reapertura de la Embajada de EEUU, así que le estaré esperando, señor Secretario, en cualquier momento, y le agradezco su hospitalidad en Washington. 

Intercambio con la prensa

Ante una pregunta de Andrea Mitchell, reportera y comentarista de NBC News, el Secretario de Estado se refirió a la petición de Cuba de cerrar la Base Naval que EEUU ocupa en Guantánamo. 

“No es ninguna sorpresa (esta petición de Cuba), porque ha sido un tema de debate a lo largo del tiempo en el que hemos estado examinando nuestra relación… Hay cosas que Cuba querría ver y cosas que querrían ver los EEUU. Ambos han sido sumamente claros el uno con el otro, no ha habido ningún tipo de secreto y es por eso que hemos podido construir esta capacidad de llegar al momento actual”, aseguró.

Con respecto al embargo, el Presidente Obama no podría ser más claro al respecto: el Presidente ha llamado al Congreso a que retire el embargo, dijo Kerry.

“Nuestra esperanza es que el transcurso del desarrollo de esta relación a lo largo de las próximas semanas, meses, años (esperamos que no sean años) que la gente empiece a ver los beneficios que surgen en ambos países como resultado de este cambio en el día de hoy”, dijo.

Esperaríamos -añadió- que en el momento más apropiado se retire este bloqueo y que se puedan construir mayores cimientos para estas relaciones. Claro, esto va a requerir más tiempo, todos lo comprendemos, pero esta vez no hay ningún tipo de discusión ni de intención de parte nuestra de alterar el tratado con respecto al arriendo (de la Base Naval de Guantánamo), pero nosotros sabemos y entendemos que Cuba tiene sentimientos fuertes al respecto.

“Yo no sé qué nos depara el futuro, pero les puedo decir que de parte nuestra eso no es parte de la discusión”, reconoció Kerry.

Y más adelante: “Como dije, ambas partes tienen sentimientos muy profundos, nosotros hemos expresado y siempre expresaremos, porque es parte de nuestra política, de nuestro ADN como país, en EEUU nosotros expresamos nuestro entender. Hemos tenido buenos intercambios, pero como parte de este arreglo que se llevó a cabo tuvo que ver con un intercambio de personas y la puesta en libertad de otras”.

Dijo que en el día de hoy, tanto Bruno como él, comentaron cómo llevar esta relación a algo más fuerte, más robusto, de una manera eficaz para poder poner el acento sobre todos los temas pendientes y aprovechar al máximo este momento y no perder el futuro con respecto al embargo y otros temas pendientes. Nosotros seguiremos obrando en este sentido. Creo que el día de hoy es el principio de un esfuerzo constructivo y queremos que así se quede.

Cristina Escobar, del Sistema Informativo de la Televisión Cubana, preguntó al Canciller cubano las ventajas de tener una embajada en Estados Unidos, y a Kerry si EEUU cumpliría los Acuerdos de Viena sobre las relaciones diplomática.

Bruno respondió que el hecho de que se hayan restablecido las relaciones diplomáticas y se abran embajadas en ambas capitales, demuestra en primer lugar la voluntad mutua de avanzar hacia el mejoramiento de las relaciones entre nuestros países.

En segundo lugar, se establecen nuevos instrumentos que permiten ampliar y profundizar el diálogo bajo las circunstancias que he descrito.

En tercer lugar, durante el proceso de conversaciones previas, tal como expresan las cartas históricas que se han intercambiado el presidente Raúl Castro y el presidente Barack Obama, que las bases del normal funcionamiento de estas relaciones diplomáticas son los propósitos y principios de la Carta de Naciones Unidas, los principios de derecho internacional y las normas de las convenciones de Viena de relaciones diplomáticas y consulares.

Por tanto -cerró su respuesta- hemos arribado a acuerdos en esta materia y puedo decir que cuba será absolutamente respetuosa de dichas disposiciones. Sus diplomáticos se atendrán firmemente en su conducta a esas reglas, y crearemos en La Habana todas las condiciones para el normal funcionamiento de la nueva embajada de los Estados Unidos en nuestra capital.

A continuación, John Kerry quiso “recalcar lo que ha dicho Bruno. Desde luego, parte de las negociaciones que han llevado a la apertura de las Embajadas eran que teníamos que llegar a un acuerdo con respecto a las funciones diplomáticas. (Durante) bastante tiempo, la Secretaria Adjunta Roberta Jacobson negoció con su homóloga. Luego el Canciller y yo nos reunimos y firmamos un acuerdo en el que se acata a la Convención de Viena y requiere que ambos países entiendan lo que es necesario y lo que es apropiado en este momento. Claro, puede estar sujeto a algún cambio en el futuro, pero por ahora estamos satisfechos puesto que acatamos la estructura de la Convención de Viena”.

La Voz de las Américas preguntó sobre la trayectoria de las próximas charlas y si Cuba prevé “una apertura política sobre la libertad de expresión y de asamblea, y la legalización de los partidos de oposición”.

Bruno Rodríguez aseguró que “la apertura política en Cuba ocurrió en el año 1959. La bandera que izamos esta mañana en la Embajada de Cuba esperó 54 años para regresar a esta capital. Los cubanos nos sentimos muy felices con la manera en que manejamos nuestros asuntos internos. Somos optimistas en la solución de nuestras dificultades, y somos muy celosos de nuestra soberanía. De manera que nos mantendremos en permanente consulta con nuestro pueblo para cambiar todo lo que necesite ser cambiado por voluntad soberana y exclusiva de los cubanos“.

Jorge Gestoso, de Telesur, preguntó a Kerry si esta nueva era de relaciones con Cuba significaba el reconocimiento de que las políticas de los Estados Unidos de aislar a países de Latinoamérica que difieren de sus opiniones políticas simplemente no funciona, y  le pidió su opinión sobre la relación con Venezuela. A Bruno le preguntó si se puede tener relaciones con Estados Unidos cuando Estados Unidos da todas las señales de que no quiere levantar el bloqueo y no quiere retirarse de Guantánamo. También, si el cambio de política de EEUU hacia la Isla “es un cambio de estrategia; Estados Unidos, durante más de medio siglo trató de cambiar a Cuba desde afuera, ahora ha implementado una manera creativa para intentar cambiarla desde adentro”.

El Canciller cubano dijo que “el hecho de que se hayan restablecido las relaciones diplomáticas y se estén abriendo ambas embajadas muestra una voluntad mutua de avanzar hacia la normalización de relaciones bilaterales”.

No fue poco -añadió- escuchar en apenas 15 minutos, en diciembre pasado, al presidente de los Estados Unidos de América, reconocer que la política de bloqueo a Cuba había sido errónea; había ocasionado daños y privaciones al pueblo cubano y había provocado aislamiento al gobierno de los Estados Unidos.

Hoy, tenemos una embajada, de un país al que se le reconoce totalmente soberano; aunque es una isla pequeña y vecina. Debo decir, que precisamente, el restablecimiento de relaciones diplomáticas y la apertura de embajadas es apreciada por mi país como una señal de avanzar hacia una relación civilizada, a pesar de las diferencias, y tendrá sentido únicamente si el bloqueo es levantado; si, podemos resolver, en efecto, los problemas pendientes desde hace más de un siglo, y podemos componer una nueva clase de relaciones entre los Estados Unidos y Cuba, distinta a la que ha existido a lo largo de toda la historia.

Aseguró que “sentimos que, el reconocimiento de la necesidad de levantar el bloqueo a Cuba. El hecho de que en las conversaciones que hemos tenido, incluida la mañana de hoy, percibimos respeto a la independencia de Cuba, a la autodeterminación de nuestro pueblo”.

Dijo que “el hecho de que podemos hablar, como hemos hablado el Secretario de Estado y yo en condiciones de absoluta igualdad soberana, pese a las diferencias, demuestra que como ha ocurrido en los hechos que nos han traído aquí hoy, demuestra que el diálogo es provechoso y que Estados Unidos y Cuba, por mandato del pueblo norteamericano y del pueblo cubano, estamos en condiciones de avanzar hacia un futuro de relaciones diferente al que hemos acumulado a lo largo de nuestra historia, y que responda precisamente, a los mejores intereses de nuestros ciudadanos”.

Finalmente, añadió que “hay un orden internacional, se reconoce el derecho internacional como la norma de conducta civilizada de los Estados; hay principios universalmente aceptados, y estos son lo que han permitido llegar hasta este minuto y los que orientarán nuestra conducta”.

John Kerry comentó:

Yo he aprendido en mi vida pública que no hay nada más difícil que intentar cambiar actitudes y creencias arraigadas profundamente que se basan en experiencias personales. También he aprendido, obviamente, en la experiencia en la que me uní al Senador John McCain en un esfuerzo de 10 años para intentar cambiar nuestra relación y llegar a la paz para terminar con la guerra después de 20 años de terminada la guerra, pero con batallas muy profundas en nuestro país sobre ese tema. Durante ese tiempo con mucho esfuerzo pudimos mostrar a la gente que había un camino mejor.

Hace un par de semanas tan solo, el Secretario del Partido Comunista de Vietnam estuvo aquí visitando al Presidente, y hoy tenemos relaciones comerciales y las cosas están cambiando rápidamente en ese país. No tan rápidamente como querrían varias personas, pero por lo menos están cambiando.

Entonces así es con Cuba. Todavía hay muchos sentimientos profundos, aquí en los EEUU hay muchos cubanos-americanos que han contribuido a la vida en nuestro país, muchos de ellos se oponen al cambio. Algunos opinan que ha llegado el momento de cambiar.

Cuando yo presté mi servicio en el Senado de EEUU había muchos que preguntaban que con el tiempo y nuestra política de aislamiento simplemente no estaba funcionando, nos estábamos autoaislando. Y pensamos que despúes de todos estos años había llegado el momento de intentar algo nuevo.

El Presidente Obama está haciendo esto en este momento. Cuando habló el Presidente de este cambio de política, (básicamente lo que dijo es) si quieren ustedes cavar un hoyo muy profundo y siguen cavando y no encuentran lo que están buscando, dejen de cavar.

Queda muy claro que nosotros hemos escogido un trayecto distinto, diferente. La gente me dice, la gente que ha visitado Cuba, sienten y advierten la emoción, las posibilidades, pero estoy convencido de que a medida que iremos resolviendo estos temas vamos a encontrar un mejor camino que va a satisfacer las necesidades de ambos pueblos, de ambos países y es por ello que el Presidente nos ha puesto sobre este camino.

Durante años él sentía y percibía que el pueblo cubano era el que estaba pagando el precio más alto y que no estábamos alcanzando el tipo de relación que tenemos ahora.

Con respecto a Venezuela dijo que el apoderado legal del Departamento de Estado, Tom Shannon, ha tenido varias conversaciones con Venezuela, que “tuvimos una conversación muy productiva antes de la Cumbre de las Américas en Panamá”.

“EEUU ha dicho repetidas veces que nosotros querríamos tener una relación normal con Venezuela y nos hemos acercado en un diálogo… Claro, hay diferencias con el Presidente Maduro y su gobierno, y hemos planteado esas diferencias y hablamos de ellas. También en el día de hoy el Ministro Rodríguez y yo hablamos específicamente de Venezuela con la esperanza de encontrar una mejor manera para salir adelante ya que se beneficiaría toda la región”.

Aseguró que “esperamos seguir adelante en este diálogo con Venezuela, esperamos que las relaciones diplomáticas con Cuba puedan adelantar un mejor diálogo con Venezuela. No vamos a estar desbordándonos de expresiones con optimismo excesivo para encontrar estas capacidades específicamente, pero sabemos que las vamos a buscar”.

Opinamos que esto va a incidir, añadió, y vamos a seguir obrando en este sentido. Este va a ser el beneficio que surgirá en el día de hoy.

“Con el inicio de relaciones diplomáticas nos comprometemos en hablar de nuestras diferencias, encontrar terrenos en el que podemos trabajar mancomunadamente para ayudar al pueblo de Cuba y de EEUU y los pueblos de toda la región”, concluyó.

Bruno Rodríguez y John Kerry en el Salon Benjamin Franklin, del Departamento de Estado. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bruno Rodríguez y John Kerry en el Salon Benjamin Franklin, del Departamento de Estado. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bruno Rodríguez y John Kerry en el Salon Benjamin Franklin, del Departamento de Estado. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bruno Rodríguez y John Kerry en el Salon Benjamin Franklin, del Departamento de Estado. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bruno Rodríguez y John Kerry en el Salon Benjamin Franklin, del Departamento de Estado. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Los periodistas en el Salon Benjamin Franklin del Departamento de Estado durante la conferencia conjunta entre Bruno Rodríguez y John Kerry. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris