20151210113552-0-presidente-costa-rica.jpg

SAN JOSÉ.— El presidente de Cos­ta Rica, Luis Guillermo Solís, envió es­te miércoles un mensaje a los más de cinco mil cubanos que se encuentran en esa nación centroamericana esperando para continuar viaje ha­cia los Estados Unidos, donde se man­tienen en vigor leyes y políticas selectivas que promueven la migración ilegal.

Según el mandatario costarricense, hasta ahora han sido infructuosas las gestiones con países de la región para que acepten recibir a los cubanos y que estos continúen su camino hacia el norte.

Solís hizo un llamado para evitar que continúen  arribando a territorio tico un mayor número de migrantes con intenciones de llegar a EE.UU. por la vía centroamericana, lo cual complicaría aún más la situación creada en el país.

El Presidente pidió tranquilidad y afirmó que “actos motivados por la de­­­sesperación que puedan producir violencia o desorden público lo úni­co que van a hacer es complicar las co­sas”.

Asimismo, el Presidente costarricense dijo que se ha hecho un llamado a todos los gobiernos, desde Ecua­dor hasta Panamá, para que ayuden a controlar ese flujo.

En Panamá se encuentran más de mil cubanos que también tienen in­tenciones de utilizar este corredor pa­ra acogerse a la política de pies se­cos-pies mojados, que junto a la Ley de Ajuste Cubano garantiza una vía de ac­ceso a la residencia a todos aquellos que alcancen el territorio nor­tea­me­ricano, sin importar las vías utili­zadas.

Las autoridades ecuatorianas es­tablecieron recientemente el requisito de visado para los cubanos como parte de las medidas que se acordaron en la reunión de cancilleres del SICA en San Salvador para frenar la migración ilegal.

Las autoridades cubanas, por su parte,  han ratificado su compromiso con una emigración legal, ordenada y segura, y que continuarán garantizando el derecho a viajar y emigrar de sus ciudadanos y de regresar al país, según los requerimientos de la legislación migratoria.