20160211005701-kiril-wikipediacc-by-sa-3.0-francisco-aciprensa-090216.jpg

Cuba es un símbolo para el mundo que hoy, como llave del Golfo, abre las puertas a la paz, aseguró el Reverendo Joel Ortega Dopico, Presidente del Consejo de Iglesias de la Isla, con motivo del próximo encuentro que protagonizarán, en esta capital, el Patriarca Kirill y el Papa Francisco.

    En declaraciones exclusivas a la ACN, añadió que el futuro de la humanidad solo se puede garantizar a través del diálogo; y somos afortunados porque convergerán en la Isla dos instituciones históricas del cristianismo, con un valor cultural que alcanza a millones de personas en el mundo, confesó el pastor con motivo del encuentro que sostendrán ambas figuras el próximo 12 de febrero en La Habana.

   Tenemos una iglesia sólida, con un diapasón diverso; donde la gran mayoría de las expresiones del cristianismo están presentes de forma armoniosa, y donde se respetan todas las religiones; es por eso que Cuba se erige como símbolo de paz, sostuvo en entrevista con esta agencia de noticias.

   El abrazo, saludo e intercambio, constituyen una señal para anunciar la decisión de mirar al futuro, comprometidos con los pobres, el planeta y la paz, confirmó Ortega Dopico.

    De igual manera refirió que coinciden en estas dos personalidades muchos elementos sociológicos y culturales, por lo que la mayor de las Antillas será testigo del encuentro de dos tradiciones centenarias que establecerán un diálogo respetuoso para avanzar en pos de la humanidad.

    La Iglesia Ortodoxa Rusa es miembro del Consejo Mundial de Iglesias, con sede en Ginebra, Suiza y  por muchos años ha sostenido conversaciones con la Iglesia Católica; por eso vemos con mucho agrado y esperanza este encuentro, culminó.

   Tras siglos de desencuentros y un largo proceso de diálogos, su Santidad Kirill, Patriarca de Moscú y de toda Rusia y Su Santidad el Papa Francisco, coincidirán en La Habana, antes de seguir sus respectivas giras por Latinoamérica, región declarada como Zona de Paz por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, hace dos años.   / Lourdes Elena García Bereau-ACN