20160320182634-se-reunira-rodrigo-malmierca-este-domingo-con-penny-pritzker.jpg

Rodrigo Malmierca, titular cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, manifestó hoy la disposición de crear un escenario económico y comercial beneficioso entre Cuba y EE.UU., limitado aún por la persistencia del bloqueo norteamericano impuesto a la Isla.

Desde la sala de prensa habilitada en el Hotel Tryp Habana Libre para la visita del presidente estadounidense Barack Obama a Cuba, Malmierca anunció que se reunirá este domingo con Penny Pritzker, secretaria de Comercio de EE.UU., quien integra la delegación que acompaña al mandatario.
   Conversamos telefónicamente y estuvimos de acuerdo en reunirnos a la llegada de Obama para continuar conversado en temas de interés bilateral en los ámbitos de las relaciones económicas y comerciales, y en correspondencia con el objetivo común de eliminar el cerco, que ya dura más de medio siglo, informó.
   Subrayó que el proceso hacia la normalización de relaciones entre ambos países ha contribuido a establecer vías de comunicación en temas comunes, uno de ellos el desarrollo de vínculos de tipo económico y comercial.
      El Ministro cubano aludió a los cuatro paquetes de medidas aprobadas por el inquilino de la Casa Blanca, “que van en la dirección correcta y expresan claramente las amplias facultades ejecutivas que posee Obama para vaciar de contenido el bloqueo”.
  Reconocemos que en el último de ellos, se incluyó un cambio importante como el levantamiento de la prohibición del uso del dólar en las transacciones internacionales cubanas, que no sólo afecta las relaciones entre empresas de EE.UU y Cuba, sino las de la nación caribeña con el resto del mundo.
   Reafirmó que la efectividad de esta medida se comprobará en la práctica, pues las instituciones financieras internacionales han sido sometidas a una férrea persecución y a la imposición de multas valoradas en 14 mil millones de dólares.
   Es de esperar que estas entidades mantengan cierta resistencia si no cuentan con plena seguridad y garantía, apuntó, a la vez que consideró que el gobierno de los EE.UU. puede dar pasos para trasladar mensajes claros y directos en esa dirección.
   Valoró que la medida tiene implicaciones en el comercio cubano, pero solo para las relaciones con terceros países, al persistir la prohibición de utilizar el dólar en transacciones con empresas estadounidenses, excepto los casos autorizados.
   Destacó que aún se mantiene la imposibilidad de las entidades nacionales de importar productos y servicios de EE.UU., así como también la prohibición de empresarios norteamericanos de invertir en Cuba, exceptuado el sector de las telecomunicaciones, limitaciones que pueden ser levantadas por Obama.
  Como parte de la actualización económica en la nación antillana, Malmierca comentó la estrategia de diversificar los socios comerciales, y en ese sentido resaltó que el sector de negocios estadounidense tiene la oportunidad de acceder a Cuba, al igual que empresarios del resto del mundo.
   Entre las actividades de Obama en La Habana, el titular adelantó la posibilidad de que participe mañana en un foro de negocios binacional, convocado por la Cámara de Comercio cubana, y al cual accederán representantes del sector estatal, cooperativo y trabajadores por cuenta propia.
   A ese espacio también asistirán hombres de negocios estadounidenses, quienes podrán constatar las oportunidades existentes en Cuba y establecer vínculos con sus pares nacionales, acotó.
   De acuerdo con Malmierca, hasta la fecha más de 20 empresas cubanas han identificado intereses comerciales de importación en el mercado norteamericano, las cuales “esperamos puedan concretarse”.
   Además, ya se han pactado acuerdos de negocios en el sector de las telecomunicaciones, correo postal, y otros asociados a la actividad hotelera, comercio de equipos y componentes, agregó.