20160322170724-obama-hoy.jpg

Cuba y Estados Unidos poseen valores compartidos, más allá de sus diferencias, afirmó hoy el presidente de esa nación norteña, Barack Obama, en el último día de su visita oficial a la isla caribeña.

En su alocución en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso ante la presencia del Jefe de Estado cubano, Raúl Castro, Obama manifestó que las diferencias a través de estos años entre ambos gobiernos son reales. Sin embargo, tenemos que reconocer los puntos en común, que compartimos, acotó.

A pesar de todas nuestras diferencias los pueblos cubano y norteamericano tienen los mismos valores en sentido de patriotismo y también de orgullo, amor por la familia, pasión por sus niños, compromiso con la educación, consideró.

Por eso -aseveró el dignatario- creo que nuestros nietos van a ver que este período de aislamiento (derivado de la política hostil de Washington contra la isla por más de medio siglo) fue una aberración, fue un capítulo y no una gran historia de amistad y de familia.

De muchas maneras, expresó Obama, Cuba y Estados Unidos son como dos hermanos que han estado separados durante muchos años, aunque tengamos la misma sangre.

A lo largo de su discurso, el mandatario aludió a referentes de la historia compartida de las dos naciones.

Ambos vivimos -dijo- en un nuevo mundo colonizado por europeos, Cuba al igual que Estados Unidos fue construida por esclavos traídos de África y ambos dimos la bienvenida a inmigrantes que venían de tierras lejanas.

A través de los años -aseveró- nuestras culturas se han unido: el doctor Carlos J. Finlay en Cuba facilitó el trabajo de generaciones de médicos como Walter Reed que vino aquí a luchar contra la fiebre amarilla, el héroe cubano José Martí escribió en Nueva York y el escritor Ernest Hemingway escribió y obtuvo aquí inspiración en las aguas de estas costas.

Compartimos además un deporte nacional: el béisbol, y hoy nuestros jugadores van a competir en el mismo terreno de La Habana, en el que el beisbolista afroamericano Jackie Robinson jugó antes de ser parte de las Grandes Ligas, afirmó en alusión al partido que jugarán esta tarde el equipo Cuba y el estadounidense, Tampa Bay Rays.

Si bien nuestros gobiernos eran adversarios, nuestros pueblos siguieron compartiendo pasiones comunes, aseguró.

 

DESTACA OBAMA VALORES DE LOS MEDICOS INTERNACIONALISTAS CUBANOS

 

El presidente estadounidense, Barack Obama, elogió hoy a los médicos internacionalistas cubanos, quienes de forma solidaria asisten a segmentos poblacionales desfavorecidos en decenas de países del mundo. Hay que reconocer el alivio que los doctores cubanos proporcionan a miles de pobres en el mundo, a los que sufren, dijo Obama, en un discurso ante representantes de distintas organizaciones de la sociedad civil cubana, en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso.

Además del reconocimiento a los galenos, fruto de un sistema de salud pública universal y gratuito, el presidente celebró el talento cubano, el cual expresó se deriva del sistema educativo, de las mismas características que el sanitario, "que valoriza a todos los niños y las niñas".

Previamente, el mandatario celebró la capacidad innovadora y creativa del pueblo cubano, el cual, según sostuvo, despierta reconocimiento y admiración en Estados Unidos.

Este hecho, declaró el mandatario, primero de su país que visita la isla en 88 años, impulsó la decisión de su administración de cambiar la política de aislamiento en la que Washington ha sumido a La Habana durante más de medio siglo.

Ello, unido al reconocimiento de que dicha política, de la cual el bloqueo económico, comercial y financiero es una parte importante que aún persiste a pesar de medidas flexibilizadoras aprobadas por su gobierno, no resulta funcional a los intereses norteamericanos ni refleja los lazos históricos y culturales que hermanan a ambos países.

Las políticas de Guerra Fría no tienen sentido en el siglo XXI, subrayó, al tiempo que instó a cubanos y estadounidenses a no temer a los cambios, sino acogerlos y contribuir a fomentar una convivencia civilizada.

El discurso de Obama ante la sociedad civil, presenciado por el presidente cubano Raúl Castro y otras autoridades de la isla, es una de las últimas actividades de su visita oficial de tres días, que concluye en la tarde de hoy y es calificada de histórica por ser la primera de un jefe de la Casa Blanca a Cuba en 88 años.

La estancia y el programa desplegado, que concluye con la asistencia a un juego de béisbol entre el seleccionado nacional cubano y el equipo de las Grandes Ligas estadounidenses Tampa Bay Rays, reafirman la voluntad común de las dos naciones de proseguir un camino conjunto hacia la normalización de sus vínculos.

Dicho proceso se inició en diciembre de 2014, cuando Obama y Raúl Castro anunciaron la decisión de iniciar un proceso hacia el restablecimiento de relaciones diplomáticas y posterior normalización. / PL