20160618140021-foro-saopaulo3.jpg

El secretario general del FMLN, Medardo González, anunció que El Salvador será la sede del XXII Encuentro del Foro de Sao Paulo donde movimientos de izquierda de Latinoamérica debatirán sobre sus avances y desafíos. En el cónclave que tendrá lugar en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones en esta capital, del 23 al 26 de este mes, los participantes revisarán los logros en el desarrollo, concreción y ampliación del modelo económico, político y social que como izquierda le ofrecemos a los pueblos de Nuestra América, detalló.

Puntualizó que la izquierda ofrece un modelo inclusivo, democrático, en contraposición al modelo neoliberal, autoritario que excluye a las personas y los pueblos.

En conferencia de prensa, el dirigente expresó su satisfacción porque El Salvador por tercera vez celebra un encuentro del Foro (1996 y 2007), organizado por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Lo cual -dijo- es un reconocimiento a su militancia, a nuestro desempeño como partido político que ejerce por segunda vez un gobierno, es un reconocimiento al gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén.

La secretaria de Relaciones Internacionales del FMLN, Nidia Díaz, detalló que llegarán a la cita, mujeres, autoridades locales, parlamentarios, indígenas, jóvenes y miembros de los partidos en gobiernos.

Resaltó que del año 1998 a la fecha los movimientos y partidos de izquierda han ganado 35 elecciones y muchos han mantenido la continuidad en la gestión gubernamental por los beneficios llevados a sus pueblos.

Señaló que las fuerzas progresistas tienen mucha responsabilidad en mantener esos avances, y ese es uno de los puntos de análisis en el Foro.

Los miembros de la agrupación también formularán propuestas de solución a grandes problemas que afectan a los países del continente.

El Foro de Sao Paulo fue constituido en 1990 para reunir esfuerzos de los partidos y movimientos de izquierda y debatir sobre el escenario internacional después de la caída del Muro de Berlín y las consecuencias del neoliberalismo en los países de Latinoamérica y el Caribe.

En el momento de su fundación el único miembro que ejercía el poder ejecutivo en un país soberano era el Partido Comunista de Cuba.

Veinte años después la mayoría de sus miembros accederían mediante las urnas a ejercer el gobierno en distintos países o formarían parte de coaliciones oficialistas, otros llegarían a ser primera fuerza de oposición./ PRENSA LATINA