20160624004647-dialogos-de-paz-5-580x375.jpg

“El proceso de paz no tiene vuelta atrás”, sostuvo el El General de Ejército Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba al referirse al fin del conflicto armado en Colombia, el más longevo del continente, y luego de entregar al presidente de ese país, Juan Manuel Santos, y al jefe de las FARC-EP, los acuerdos firmados en La Habana y que hoy colocan a ambas partes más cerca del fin de las hostilidades.

Raúl recordó que cuando el 19 de noviembre del 2012 comenzó sus trabajos en La Habana la mesa de diálogo entre el gobierno y las Fuerzas Armadas de la República de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), “no fueron pocos los que en aquellos días vaticinaban el fracaso, como ya había ocurrido en Colombia con anteriores procesos de paz”.

Sin embargo, refirió el presidente cubano, los acuerdos de hoy nos acercan como nunca antes al fin de un conflicto de más de cinco décadas, al tiempo que destacó que la decisión de las partes de firmar el compromiso sobre el Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo representa un paso de avance decisivo.

“La paz será la victoria de toda Colombia, pero también de Nuestra América”.

Raúl reiteró que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños tiene en su joven historia el gran hito de haber proclamado América Latina y el Caribe como Zona de Paz. Al respecto, subrayó que el fin de este conflicto en Colombia es una demostración firme del compromiso de nuestros pueblos para desterrar el uso y la amenaza de la fuerza y luchar a favor de las soluciones pacíficas. “Ante las diferencias, diálogos; ante los retos concertación”, dijo.

El logro de la paz será la esperanza para millones de personas en el planeta, cuya principal preocupación sigue siendo la supervivencia en un mundo convulso por la violencia y las guerras, reflexionó.

“La paz no es utopía”, dijo Raúl, es el derecho legítimo de los seres humanos y una condición indispensable para el disfrute de los derechos humanos, en particular, el derecho a la vida.

El General de Ejército reiteró el compromiso del pueblo y gobierno de Cuba con la paz de Colombia, que dijo ha sido y será permanente, “fieles a la premisa martiana de que Patria es humanidad”.

“En su condición de garante y sede, Cuba continuará brindando las facilidades necesarias para contribuir al fin del conflicto, con modestia, discreción y profundo respeto a las posiciones de las dos partes”.

Raúl felicitó al gobierno de Colombia y a las FARC-EP por la seriedad y el compromiso de los cruciales avances anunciados hoy, y destacó que quedan aún importantes y difíciles cuestiones en la mesa de conversaciones.

“Somos optimistas y estamos convencidos de que el futuro de Colombia será la paz”, concluyó.

Informaciones relacionadas

Juan Manuel Santos: La paz se hizo posible, ahora tenemos que construirla(+Video)

Intervención del presidente colombiano Juan Manuel Santos durante la ceremonia de firma de Acuerdos entre el Gobierno de Colombia y las FARC-EP

Firma acuerdos de paz Colombia y las FAR.EP.Habla el Presidente de Colombia Juan Manuel Santos
  Foto: Jorge Luis González

Durante la última intervención del día, el presidente colombiano Juan Manuel Santos, reconoció que se trata de un día histórico para el país latinoamericano, pues después de más de 50 años de enfrentamiento, muerte, atentados y dolor, hemos puesto punto final al conflicto armado con las FARC-EP. “Lograr este acuerdo nos llena de fe y esperanza”, confiesa.

Desde los años 80 todos los gobiernos colombianos han adelantado intentos para cumplir los anhelos de paz, y hoy hemos dado el paso más definitivo en esta dirección, pues el acuerdo no solo significa el fin de las confrontaciones y hostilidades, sino que también se estableció un cronograma preciso para que las FARC-EP dejen las armas para siempre.

Nuestros niños y jóvenes no han conocido un solo día sin conflicto armado, tampoco los adultos…, hemos crecido y convivido con el miedo y la incertidumbre de la guerra. Colombia se acostumbró a vivir en conflicto, y no tenemos casi referencias de lo que es vivir en paz, afirmó.

Lo cierto, es que el horror de la guerra se volvió parte de la vida cotidiana, expresó el mandatario. Hoy damos vuelta a esa larga y trágica página de la historia, y se escribe un nuevo capítulo que abre la esperanza y permite cicatrizar las heridas, dándoles a nuestros hijos la oportunidad de no repetir la historia que tanto daño ha causado.

Nos llegó la hora de ser un país en paz; este acuerdo nos garantiza que esta paz sea definitiva y sólida.

Asimismo, indicó que el fin de las hostilidades queda asegurado así como el camino para que los miembros de las FARC-EP dejen las armas, lo que será verificado por la ONU.

Ahora que nos acercamos al cuerdo final, dice Santos, hay que enfatizar la importancia de lo que se ha logrado hasta este momento. Con el fin del conflicto no habrá más colombianos víctimas de esta guerra y los niños podrán dedicarse realmente a ser niños, y a jugar y a estudiar.

Asimismo, enfatizó el mandatario que habrá justicia para las víctimas de todos estos años de violencia y que no habrá impunidad: todos los que cometieron crímenes atroces serán sancionados. En tanto, los campos de Colombia tendrán otro futuro, las cientos y miles de familia que fueron expulsadas por la violencia, regresaran para producir nuestros campos y sembrar el desarrollo en nuestras regiones.

Con este acuerdo, también buscamos lograr una democracia fortalecida, donde las ideas se defiendan con la razón y jamás con las armas. Es ese el futuro que está a nuestro alcance, el de un país en que podamos crecer en paz.

Y aunque todavía faltan importantes temas por abordar, el acuerdo final lo firmaremos en Colombia, aseguró Santos.

En otra parte de su discurso, el presidente colombiano agradeció a Cuba y a Noruega como países garantes en las mesas de conversaciones, y también a Chile y Venezuela por ser países acompañantes en el proceso. Asimismo, reiteró las gracias a todos los jefes de naciones amigas que hoy los acompañaron.

Por último, aunque reconoció haber sido siempre un fuerte contrincante contra las FARC-EP, una vez pactada la paz, se comprometió como jefe de Estado y colombiano a defender con igual fuerza sus derechos para que puedan expresarse por las vías legales, aun cuando no estén de acuerdo. “Esa es la esencia de la democracia a la que le damos la bienvenida”, refirió.

El fin de conflicto es el punto de partida para construir unidos en la diversidad, para construir un país donde haya espacio para todos.

Esta es la paz de los colombianos, la paz que esperamos por tantos años y que ya no es un sueño, sino que vamos a construirla.