20070426234358-85aniv-rc.jpg

 En este el 85 aniversario de la inauguración oficial de la Radio en Cuba (22 de Agosto de 1922), es ocasión propicia para continuar este ciclo de artículos sobre RHC, Cadena Azul, por su contribución a la promoción cultural.

 

La historia de RHC, Cadena Azul, antes, durante y después de Amado Trinidad, tiene múltiples aristas, entre ellas, la divulgación del Arte nacional, la feroz competitividad por la audiencia característica de sus objetivos comerciales, la creatividad en la aplicación de las estrategias de Marketing y de Comunicación Comercial, el Sistema de Estrellas, el Merchandising y otras variantes del Mercadeo, pero también; la participación accionaria de los intereses norteamericanos en nuestras empresas radiales, la incursión de los personeros de la tiranía batistiana en la Radio nacional durante la década del 50 del pasado Siglo y hasta con las pretensiones y proyectos de fundar una televisora en los años 50 del Siglo XX.

 

En manos de Trinidad, RHC, Cadena Azul, desde los inicios de la década del 40 del Siglo XX, entabló una batalla campal contra la primera emisora en el rating nacional, la CMQ Radio, de los santiagueros hermanos Mestre Espinosa y durante esa década se posicionó con su programación, desplazando a CMQ al segundo lugar. RHC, Cadena Azul, adoptó un modelo de industria radial y una vasta estrategia de Merchandising cultural en diversos escenarios, mas allá de la propia Radio, marcando hitos en la programación.

 

Cuando Trinidad supo que el escritor o artista que más ganaba en la CMQ de Monte y Prado no sobrepasaba los 0 mensuales, lo calificó como “sueldos de miseria” y prometió pagar lo que se merecían. Revalorizó los salarios a los artistas, locutores, directores y el personal vinculado al resultado artístico de la programación. Los sueldos se duplicaron y hasta triplicaron, el personal de RHC fue el mejor pagado en Cuba hasta ese momento, proceso que indudablemente propulsó el ascenso de las tarifas en todo el sistema radial nacional. Ello le permitió captar a muchas de las principales figuras del cuadro artístico de CMQ, hasta que era la preferida a nivel nacional. A su vez exaltó la cultura nacional e internacional. Resaltamos entre otros ejemplos, al trovador Sindo Garay, quien grabó allí, 116 canciones, todas perdidas para la posteridad.

 

Amado Trinidad Velasco, inició una tradición mediática replicada reiterada posteriormente en el panorama cubano, al insertarse en los medios de comunicación, no sólo buscando ganancias económicas, sino con el propósito inicial de “acabar con CMQ”, propósito que luego animarían de forma independiente Gaspar Pumarejo (Radio y TV) y Amadeo Barletta (TV). Todos ellos hicieron de su rivalidad con Goar Mestre y el Circuito CMQ, una cuestión personal que ya pertenece a la leyenda mediática, pero que favoreció el desarrollo de los sistemas radial y televisivo en nuestro país.

 

Su primer gran triunfo en esta importación de talentos iberoamericanos fue en 1941, la contratación en su cadena de Alberto Gómez, cantante argentino al que acompañaron musicalmente eminentes guitarristas y pianistas cubanos y con el cual efectuó una gira durante varios meses por todo el territorio cubano. La respuesta de CMQ fue traer a Hugo del Carril (Argentina), contratado por otra cigarrera rival. (1)

 

Entre otras acciones de Merchandising, fueron memorables la organización de Caravanas por provincias con invitados extranjeros como Alberto Gómez, Jorge Negrete (México, Marzo de 1944) Libertad Lamarque (Argentina, Febrero de 1946) y que años más tarde replicaría y potenciaría una vez más Gaspar Pumarejo, en este caso en la Televisión. CMQ trajo a Tito Guizar en Marzo de 1942, quien volvería a Cuba en Marzo de 1944 esta vez contratado por RHC; Cantinflas en Abril de 1944 y a Pedro Vargas en Febrero de 1946.

 

Ese fue el preludio de un desfile esplendoroso en ambas emisoras de los más prometedores o los más notorios representantes de la Industria Cultural iberoamericana, especialmente en la Música (solistas y agrupaciones).

 

Entre otras actividades en la Industria Cultural habanera, Trinidad se vinculó al Espectáculo a través de su propia sala teatral; a la Prensa Plana con la edición de la Revista ECOS, que brindaba un Plan de Regalos a los suscriptores y mantuvo vínculos estrechos con la audiencia y la programación de la Cadena Azul. Estimuló además, las caravanas artísticas por toda la Isla, propició temporadas teatrales, los espacios radiales sustentados en donaciones para ganar popularidad y el sistema de dádivas caritativas a la población pobre y a las instituciones benéficas. Ese fue el pibote del robo de talentos a otras emisoras que combinó con una Merchandising cultural integral y otras acciones como la contratación de artistas extranjeros.

 

Trinidad, comprendió que la radio audiencia estaba integrada mayoritariamente por una masa popular de grandes proporciones y hacia ella orientó su programación, usando justamente una de las estrategias originales empleadas por la CMQ a mediados de la década del 30, antes de la llegada de los Mestre.

 

Su RHC Cadena Azul redujo paulatinamente la puntuación adversa y un día, a menos de cuatro años de iniciar la batalla mediática, CMQ descubrió, incrédula, que aquel supuesto principiante la había relegado a la segunda posición del rating radiofónico en el país.

 

En 1944, Ángel Cambó de CMQ fue elegido presidente de la Federación de Radioemisores de Cuba –FREC-, Trinidad, miembro. 4 años después, se invirtieron los papeles. En 1944, cuando se inicia de forma tentativa el survey (2), RHC Cadena Azul, tenía un 54,4% de rating mientras que CMQ había descendido al 26,7 %. Esta situación se prolongó por más de cuatro años, pero esa ya es otra historia.

 

Pese a todas las estrategias aplicadas por Amado Trinidad en RHC Cadena Azul, (entre ellas la inversión de toda su fortuna en la competencia entre RHC y CMQ), el tiempo invirtió el proceso. Así, Cadena Azul, bajó peldaño a peldaño su liderazgo, pese al esfuerzo de Trinidad en recuperar la primacía, propósito en el que perdió también su salud. No le valieron ni la esperanza de un “trustee”, ni la incorporación en la empresa en 1945 de su ex competidor Miguel Gabriel, que salió de CMQ asustado por los proyectos que introducía en la misma, el grupo de nuevos propietarios, los hermanos Mestre Espinosa.

 

Mayo de 1946. Error de Amado Trinidad. Prescinde de Jesús Alvariño y Ramón Ruilopez que habían dirigido la programación de la planta y sustituye los artistas de renombre con figuras nuevas la denominada “NuevaNovena”. Para 1947, CMQ la aventajaba ampliamente, aunque no lograba desplazarla en el horario de mayor audiencia entre las 8 a las 9 p.m., donde RHC difundía a las 8. 30 p.m. la paradigmática La novela del aire. (3)

 

La balanza comenzó a inclinarse definitivamente a favor de CMQ, desde Abril de 1948, al iniciar la difusión de "El derecho de nacer", fenómeno comunicativo que superó el impacto de "Las Aventuras de Chan Li Po", del propio Félix B. Caignet. Compitiendo con esta obra contra La novela del aire de RHC, CMQ recuperó su liderazgo. Fue el principio del fin para Trinidad. La Historia cuenta como Trinidad había rechazado esta Radionovela y Caignet tuvo que llevarla a CMQ, donde pese a la resistencia de Goar Mestre, apareció enseguida en la programación, alcanzando el éxito internacional que aún hoy se mantiene. El 18 de Septiembre de 1949, en la Revista Bohemia: aseveró que ese año traerá la TV a Cuba, que obtendría esa primacía. (4)

 

Leyenda

 

*Onda Colectiva HOY

 

**ONDA DEPORTIVA

 

Ya en Junio de 1951, se publicaron los resultados de un survey realizado por la propia RHC:

Visitas realizadas: 166.466. (De ellas, efectivas 40.508).

 

Fue entonces que las jaboneras Sabetes S.A.y los Laboratorios Gravi, productores audiovisuales y principales patrocinadores de RHC, por ende sus principales inversionistas, retiraron sus espacios, incluida La novela del aire en su bloque nocturno y emigraron a CMQ Radio, dónde desde el 2 de Junio de 1952, este paradigmático espacio de Radionovelas asimiló con todo su equipo de realización.

 

La historia de la guerra de los ratings entre RHC, Cadena azul y CMQ Radio, es un capitulo interesante de la Radio comercial cubana, pero su complejidad, merece un análisis independiente.

 

(1) Volvería a Cuba en Enero de 1957 traído por Gaspar Pumarejo.

 

(2) Como comprobación parcial de audiencias, auspiciado por la Asociación de Anunciantes de Cuba –AAC-. Ya en 1947 se realizaban regularmente a escala nacional.

 

(3) Verdadera institución de la radiofonía nacional surgida en 1941 y que permaneció durante once años de sus 17 años de existencia en RHC, Cadena Azul.

 

(4) En las décadas del 40-50, numerosos ejecutivos radiofónicos cubanos se propusieron introducir la TV en Cuba, entre ellos Mestre y Trinidad. Este último, afirmó posteriormente: “(…) Proyecto, que finalmente torpedearon la RCA Victor, General Electric y Mestre, impidiendo el contrato con la Dumont”.

    

Fuente: CUBARTE/ Por: Mayra Cue Sierra 

19 de Marzo, 2007