Facebook Twitter Google +1     Admin
20070613220036-margarita-balboa.jpg  Aunque su nombre era Generosa Margarita Gómez Balboa, en realidad para los más allegados era sencillamente Margocita. Al comenzar a trabajar en Unión Radio, un periodista le dijo que era muy jovencita para tanto apellido y que el Balboa sonaba muy bonito, y así fue como surgió el nombre de Margarita Balboa, para señalar a la futura locutora y actriz de excepción en la radio y el teatro, primero, y más tarde en la televisión.El primer contacto con el tabloncillo de un escenario se produjo cuando apenas tenía 11 o 12 años. Estudiaba en la Escuela Vocacional Aguayo, que se dedicaba a las clases de ballet y canto.  Un día se apareció un señor que era profesor y escritor. Había escrito un cuento de hadas que llamó Azucena y quería hacerlo con las niñas. "Yo era como una lagartija flaca, con un chorro de voz increíble, no compaginaba, no tenía nada que ver con aquella cosita. Las protagónicas eran las muchachitas mayores. A mí me asignó un personaje de varón, que era un médico loco, arrebatado. Éramos dos médicos, una escena simpática dentro de la angustia del príncipe que se moría de amor".  Y finalmente se produjo un debut en grande. La obra musicalmente fue escrita y dirigida por Gonzalo Roig y se puso en lo que es hoy el teatro García Lorca, en aquella época teatro Nacional.  Margarita era maestra de profesión, aunque su paso por el magisterio fue efímero. "Apenas al principio, estuve haciendo una internatura en la escuela de la profesora que me preparó para el ingreso a la Escuela Normal. Necesitaba una maestra de Español en bachillerato y estuve poco tiempo ayudándola. Pero se puede decir que no ejercí el magisterio regularmente".  El 1ro de septiembre de 1949, su nombre apareció en la nómina de Unión Radio, una de las cadenas nacionales más importantes, propiedad de Gaspar Pumarejo. Sobre sus inicios en radio le pregunté: "En la radio, al principio, trabajaba muy poquito, pero después hacía de todo, incluso recuerdo que canté un jingle para los cambios de Competidora Gaditana, lo hice con Alfredo Brito que trabajaba allí. Comencé a hacer menciones y entonces me dijeron que tenía que examinarme de locutora, lo que hice en 1950".  Cuando Gaspar Pumarejo, inauguró la televisión en Cuba, el 24 de octubre de 1959. Margarita Balboa es la primera imagen y voz femenina que irrumpen en la pequeña pantalla de los televisores situados en las vidrieras en Ciudad de la Habana.  Margarita Balboa se mantuvo hasta mediados de 1953 en Unión Radio, alternando su trabajo con el canal Telemundo, Canal 2, que era de los mismos dueños. Después pasó a Cadena Azul, pero trabajando en televisión, en los Canales 4 y 2. No prorrogó el contrato en Cadena Azul porque los Laboratorios Gravi le habían ofrecido trabajo como actriz y locutora, para hacer los anuncios de la Pasta Gravi y el Jabón Suave tanto en radio como en televisión.  "A partir de 1951, ya trabajo en las dos cosas, con Unión Radio tenía mi contrato y la televisión era a destajo. Después paso a Cadena Azul para hacer una novela con Raúl Selis, que se llamaba Yo quiero ser madre, pero con la salvedad que tenían que dejarme los tiempos para hacer televisión, porque tenía fija la locución de La bolsa del saber, Fotocrímen RCA Víctor y un programa que dirigía y escribía Roberto Garriga que se llamaba Estrellas de ultramar. Allí era la figura central.  "Ese mismo Estrellas de ultramar se hacía para radio los domingos en Cadena Azul. Cuando se vence ese contrato, en julio de 1953, comencé el 1ro de agosto con los Laboratorios Gravi, ya exclusiva en Publicitaria Siboney, en radio y en televisión, como actriz y locutora y me pasan completica para Radiocentro, con CMQ, que era donde ellos tenían su bagaje grande de programación." Jóvenes y adolescentes de la década de los años cincuenta la destacan entre las mejores voces femeninas que nos devuelven los radios de la época. Su personalidad la acrecienta la imagen televisiva. Son tan grandes sus cualidades histriónicas que el timbre característico de su voz no desentona con la figura más bien delgada y pequeña.  Trabajó al lado de grandes actores y directores. En Unión Radio lo hizo con: Alfonso Beltrán, fundamentalmente en Aventuras, y en Cadena Azul, Raúl Selis. En la Televisión, recuerda a Marta Martínez Casado, Hortensia Gelabert, Marta Muñiz, Consuelito Vidal, Aurora Pita, Marta Velasco y Marta del Río.  En sus últimos años de trabajo, Margarita tuvo una amplia participación en los principales espacios dramáticos de la radio del país, entre los cuales destacan: Tu novela de amor, Agente especial, y Clave 8:30 de Radio Progreso.  Estuvo en los primeros tiempos de Radio Taíno, en 1985, haciendo locución.  Otra experiencia para ella inolvidable fue el trabajo durante más de diez años junto a Manolo Ortega y Manolo Ribeiro, haciendo las menciones para la zafra.  Hoy en su tranquilo hogar del reparto Fontanar, en la capital cubana, rodeada del verdor y aroma de las plantas, Margarita Balboa es una ferviente oyente de radio y una fiel televidente.  No se lo pregunté, porque me contestó el rostro de Madame Bovary, que es uno de los personajes que adornan su casa:  Sí, si volviera a nacer sería la actriz del teatro, la Radio y la Televisión Margarita Balboa y volvería también a ser acreedora de la Distinción por la Cultura Nacional, la Distinción Artista de Mérito de la Radio y la Televisión y el Premio Nacional de Televisión por la obra de la vida. 

Tomado de Sección En la memoria radial.  A cargo de Lic.  Josefa Bracero Torres.  En el Portal de la Radio Cubana.

  

http://www.radiocubana.cu/historia/la_memoria_radial/margarita_balboa_generosa_mujer_de_la_radio_la_television_y_el_teatro.asp

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris