Facebook Twitter Google +1     Admin
20101104222905-josemanuelcarreno23.jpg

Los cubanos disfrutaron anoche en vivo, por la TV, de una función especial en el teatro Karl Marx del American Ballet Theatre (ABT), entre lo más esperado del XXII Festival Internacional de Ballet de La Habana.

Como ya se hace habitual, resultaron valiosos el diálogo y los comentarios entre la conocida locutora y periodista Rosalía Arnáez y el historiador del Ballet Nacional de Cuba, Doctor Miguel Cabrera, quienes aportaron interesantes datos acerca de esta histórica actuación del ABT en la Isla.   Loables también la exhibición de un documental dedicado a la famosa compañía, con participación de la Alicia Alonso, y la transmisión del Noticiero del Festival, muy bien concebido por la realizadora Eva Maura Díaz.

La prima ballerina assoluta Alicia Alonso asistió al espectáculo, junto a personalidades del gobierno y la cultura, en la que constituyó la primera presentación del ABT en Cuba, en 50 años. 

Un programa-concierto con Tema y Variaciones, El corsario, Fancy Free y Siete Sonatas disfrutó el público asistente a la función, transmitida en vivo por la televisión cubana, y que también pudo ser admirada por todo el pueblo, desde Vueltabajo hasta Oriente a través de Cubavisión; sin dudas un regalo de lujo.

La expectativa despertada por la actuación de la compañía norteña se debe no solo al prestigio que la ha acompañado siempre, sino también a los estrechos lazos históricos que la vinculan con las figuras fundadoras del movimiento profesional del ballet en la Isla. 

Además pudimos comprobar el desempeño excepcional de nuestro compatriota José Manuel Carreño (en la foto), siempre brillante.

Considerado uno de los más importantes conjuntos danzarios a nivel mundial, el entonces llamado Ballet Theatre of New York, fue fundado a finales de 1939 por dos eminentes personalidades de la cultura norteamericana: Richard Pleasant y Lucia Chase.

A partir de su función inaugural en el New York Radio City Center Theatre, el 11 de enero de 1940, desarrolló un amplio repertorio.

En 1957 tomó oficialmente el nombre de American Ballet Theatre, con el que ha alcanzado los más altos reconocimientos del público y la crítica.

El elenco del ABT no había vuelto a la isla desde que participó en 1960 en el primer Festival Internacional de Ballet de La Habana, y desde entonces solo se presentaron en distintas versiones del certamen algunas de sus más destacadas estrellas.

El ABT actuó por primera vez en la isla en 1947, cuando su directora Alicia Alonso, a punto de cumplir 90 años y quien inició su carrera profesional en esa compañía, ya era una de sus principales figuras.

"Cuba está estrechamente vinculada al ABT, vínculo que se personifica en el propio espíritu de Alicia Alonso quien dejó su creación como profesional en el ABT", manifestó MacKenzie.

La compañía de ballet estadounidense eligió en La Habana la obra "Tema y Variaciones", una coreografía de George Balanchine que fue estrenada por Alonso en 1947; "Siete sonatas", de Alexei Ratmansky; el clásico "El corsario"; "Fancy Free"; de Jerome Robbins; y Diana y Acteón", de Agripina Vaganova.

La presencia del ABT en la

Comentarios  Ir a formulario

gravatar.comwLBjxtSimGnTIgp

9np70l qrpcrxqyzhgz, [url=http://ypxcssfcqwro.com/]ypxcssfcqwro, [link=http://zkmngntplakl.com/]zkmngntplakl[/link], http://ouhajhlpwpkv.com/

Fecha: 18/11/2010 04:15.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris