Facebook Twitter Google +1     Admin
20101220230450-rrw2010.jpg"Un buen día, villaclareño. En el estudio 4 de la CMHW, las 7 y 30 de la mañana”. La voz de Domingo Machín de la Peña anunciaba así, con ese estilo tan propio, el nacimiento de un programa que irrumpió en el éter, en el centro de Cuba, el 19 de diciembre de 1970. Año decisivo para Cuba, de importantes medidas para el desarrollo económico y social de la isla.

Así, la Radio Revista W llegó cada mañana para toda Villa Clara y un poquito más allá, en el empeño de reseñar la vida de quienes habitamos esta porción del territorio nacional.

No ha faltado una historia interesante de una hija o hijo de esta tierra, una proeza laboral, un logro deportivo, cultural, productivo, una iniciativa comunitaria que no haya estado presente en este espacio informativo, devenido el “gigante de las mañanas en CMHW”, que durante dos horas, de lunes a sábados, acompaña a los villaclareños, para convertirse en su voz, en su rostro, en sus sentimientos, sus expectativas y sus sueños.

Cuentan los iniciadores que en un inicio contemplaba música y una reseña de las noticias más importantes del día publicadas en la prensa escrita nacional.

Hoy, a tono con el desarrollo de la comunicación, Radio Revista W es espejo del cambiante mundo de la noticia, gracias también al desarrollo de las nuevas tecnologías, y más importante, a la fusión de generaciones que peinan canas y otras más jóvenes, que han hecho la mezcla perfecta para un oyente cada vez con mayores exigencias.

Secciones de comentarios, como A Propósito, de Aldo Isidrón del Valle, Pido la palabra, de Luis Orlando Pantoja, las Deportivas, con Normando Hernández, las Pinceladas Culturales, hoy conducida por Hilda Cárdenas, la sección Mundo económico, de Ramón Avalos, la de temas de salud, con Berta Pulido Francia, “Combatientes”, de Enma Rodríguez, o el móvil que desde las comunidades del territorio, reseña de manera crítica, los criterios de los ciudadanos y ciudadanas, con las consiguientes respuestas y soluciones de las autoridades gubernamentales y de los diferentes sectores.

Radio revista ha sido testigo de su época. Un slogan dice, con orgullo, que refleja “el palpitar de la vida villaclareña”. Y ha sido así. No olvido acontecimientos trascendentales de esta provincia, que han tenido micrófonos abiertos en el dial: el recibimiento de los restos del Comandante Ernesto Che Guevara y su Destacamento de Refuerzo, las Tribunas abiertas para reclamar que se devolviera a la Patria al niño Elián González, la honra a los caídos en el cumplimiento de su deber en misiones internacionalistas, las celebraciones aquí del Día de la Rebeldía Nacional, o el empate del pedraplén de Caibarién a Cayo Santamaría.

Muchos han sido los directores y locutores que han desfilado por este programa, devenido escuela de profesionales del medio radial.

Hoy cuenta, además, con un nuevo diseño sonoro que contempla una versión moderna del tema: “Tu querida presencia”, dedicada al Che Guevara, además de mensajes de bien público, spots…

Aymara Orizondo saluda cada día a las villaclareñas y villaclareños, tal y como lo hizo Domingo Machín de la Peña hace cuarenta años, justamente hace 40 años.

Comienzan los reportes de periodistas y corresponsales, los comentarios, los materiales especiales, como la vida misma.

En las encuestas de audiencia, sigue siendo este, uno de los espacios más escuchados por los que habitan en el centro de Cuba. Ese es el mayor estímulo para los que fundaron este programa, y para todos los que, de alguna manera, hemos continuado esa tradición de compromisos y entrega hacia un pueblo que nos busca cada día, para estar informado y para ganar amigos y amigas, que tras una cabina radial, sacan tras las ondas sonoras, “el palpitar de la vida villaclareña”, para toda esta provincia y “un poquito más allá”.

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris