Facebook Twitter Google +1     Admin
20110818030651-messi-feliz.jpg

No hay Madrid que por ahora pueda con Messi, el mayor castigo de su historia. Ni siquiera cuando el equipo de Mourinho se aplica como nunca y el Barça aún tiene agujetas. Él, Messi, sí que es único, especial. Con el argentino al frente, el equipo azulgrana no tiene calambres y el Madrid, de una manera u otra, se camufle con un juego recortado o acepte el duelo con firmeza, acaba por sucumbir y se repliega a sus cuarteles tan ofuscado como fuera de sí, a la gresca con quien se mueva. Le ocurrió en la Supercopa, algo más que un trofeo veraniego. No hay debate entre este Barça y este Madrid que resulte intemporal. Cada reto esgrimista entre ambos parece el apocalipsis. Los azulgrana, por más que se aproxime su rival, llevan ventaja. Entre ellos nada es un asunto menor. El Madrid no regatea esfuerzos, pero este Barça es tan glorioso que, en el umbral de su cuarta temporada, Pep Guardiola ya es el técnico más laureado de la historia culé (11 títulos por 10 de Johan Cruyff). Fue su noche, la de Messi, la de Cesc y la de todo el barcelonismo. El Madrid todavía debe esperar.

El equipo madridista ha avanzado en su caza del Barça. Desde el 5-0 del pasado noviembre, no hay equipo que le incomode más que cuando Mourinho suelta el ancla y ordena al grupo encapsular al adversario en la periferia de Valdés. El fútbol del Barca es tan exclusivo que empieza en el portero. Ni él tiene derecho a maltratar la pelota. Advertida la hoja de ruta, el conjunto blanco se entrega a la causa con abnegación, con disciplina castrense. No hay mejor vía conocida para acercarse a este Barça imperial y todos sus chicos lo han metabolizado. Sin embargo, el Madrid no hace cumbre, tanto por ser víctima de su tendencia al arrebato desde el calentamiento como por los múltiples registros que se guardan los azulgrana en la chistera.

Respecto a lo primero, hubo pistas desde el silbato inaugural. El Madrid marca tanto al árbitro como lo hace su técnico al auxiliar desde su banqueta. No hay jugada, por absurda e intrascendente que sea, que no reclamen como legionarios. Los jugadores forman parte de la nomenclatura del mourinhismo y nadie discute la conveniencia de semejante grado de excitación. Es un desgaste mental que provoca que, hasta en sus mejores momentos, en su plenitud durante el juego, se produzcan interferencias nada propicias para el juego de los blancos. Un ejemplo cualquiera: ahí estaba Ramos, apenas a los cinco minutos, desmelenado porque Villa no tomaba la distancia reglamentaria en una falta laterla. Y a su sombra, en el perímetro de los entrenadores, Mou, desquiciado.

Al margen de su obcecación con las peladuras de un partido, el Madrid también pagó la excelencia azulgrana. No es que el Barça, aún embrionario a estas alturas, se desplegara como el orfeón que suele ser. Pero, como ya hiciera en Chamartín, tiene respuestas individuales para maquillar sus atrofias puntuales. Arrestado en su campo desde el inicio, de repente, por primera vez, irrumpió Messi, que es mucho más que un azote en el área rival. Messi es lo que quiera y hasta puede ser Xavi y hacer que a su alrededor el juego gire como un reloj. Así adivinó el tiralíneas de Iniesta, que le suplantó por el carril del ariete y definió ante Casillas como un ángel. De repente, una vez más, como ya ocurriera en la ida, el mejor, el Madrid hasta entonces, estaba en desventaja. Un guiño de Messi a Iniesta y el equipo de Mourinho, tan aplicado como estaba en asfixiar al Barça en su propio campo, otra vez a remolque.

Ante el asombro madridista, apareció Cristiano, que rebañó la pelota tras un saque de esquina y dio sosiego a los suyos. El propio delantero luso exigió de nuevo los mejor de Valdés unos minutos después, como en un suspiro haría Özil. El Barça no encontraba la salida. Tocar el violín, como acostumbra, requiere chispa y, por ahora, el depósito está justo, muy justo. Lo contrario que el de su gran rival, que tiene otra cruzada en las entrañas.

Con el viento a favor, al Madrid le faltó finura, ese punto de frialdad que tanto distingue al Barça, por ejemplo. Demasiado impulsivo, el grupo visitante no supo buscar las cosquillas de su contrario. Al límite, en lo físico y en lo mental, no encuentra la pausa necesaria. Le sobra potencial futbolístico, pero se despliega ante el Barça con más amargura que sutileza. Enredado en la ofuscación, no fue capaz de sacar provecho de su gobierno. Y otro solo de los azulgrana se lo hizo pagar. A este equipo le sobran romanceros. Así que un central como Piqué es capaz de asistir de tacón a un colega en el área del adversario. El arte de lo imprevisto. Deslumbrante. No para Messi, que la vio venir y desabrochó a Casillas.

Mourinho, visto el accidente, cambió el mecano. En el descanso dio carrete a Marcelo en detrimento de Khedira. Una fórmula para mantener a Coentrão, titular ayer, en el campo. Entonces, como mediocentro, porque al portugués, el fichaje más caro del Madrid, se le busca acomodo. En el Camp Nou, igual de irrelevante fue en los puestos que ocupó. Con los cambios, el encuentro se trabó. Espeso el Barça, al Madrid, hipertenso, le costaba esponjar el juego. Hasta que del devenir laberíntico del choque sacó partido Benzema con un gol sintomático, fruto de una cadena de rebotes, justamente como estaba por entonces el duelo, sin nadie que tirara de las riendas.

El empate de Benzema dio paso de inmediato a la presentación de Cesc y a la irrupción de Keita. Desenchufado el equipo, retirados Pedro y Villa, Guardiola optó por estirar la manta en el centro del campo a costa de reducir el ataque a Messi. El Barça de hoy va en reserva. Pero le queda Messi, que en el primer gol con Cesc por el medio despachó a última hora al Madrid, de nuevo frustrado. Lo simbolizó Ramos, fuera de sí a última hora tras el 5-0, y anoche Marcelo, que arremetió con saña contra Cesc en el instante final, lo que originó una bronca en la que se vio involucrado hasta Mourinho. Más pólvora para esta riña con un guion clásico: gana el Barça y se enfurece el Madrid.

BARÇA, 3; R. MADRID 2

Barcelona: Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Abidal, Sergio Busquets (Keita, min.85), Xavi, Iniesta, Pedro (Cesc, min.82), Villa (Adriano, min.73) y Messi.

Real Madrid: Casillas; Ramos, Pepe, Carvalho, Coentrao, Xabi Alonso, Khedira (Marcelo, min.45), Di Maria (Higuaín, min.63), Özil (Kaka, min.78), Cristiano Ronaldo y Benzema.

Goles: 1-0: Iniesta, min.15. 1-1: Cristiano Ronaldo, min.20. 2-1: Messi, min.45. 2-2: Benzema, min.81. 3-2: Messi, min.88.

Árbitro: Fernández Borbalán (Comité Andaluz) Mostró tarjeta amarilla a Khedira (min.28), Xavi (min.42), Mascherano (min.54), Cristiano Ronaldo (min.54), Pepe (min.62), Sergio Ramos (min.76), Coentrao (min.85) y roja directa a Marcelo (min.90+4), Ozil (90+5) y Villa (min.90+5).

92.965 espectadores en el Camp Nou.

La noticia en otros webs

Epílogo lamentable para un histórico partido

Mourinho introduce su dedo índice en el ojo de Tito Vilanova. |  Twitter

Mourinho introduce su dedo índice en el ojo de Tito Vilanova. | Twitter

  • Marcelo enciende la mecha para un final que empaña la excelencia del partido
  • Mourinho le hace un piquete de ojos al rebautizado 'Pito' Vilanova

El mejor de los últimos clásicos en cuanto a espectáculo futbolístico se refiere vio ensuciado su desenlace con una escena para el olvido. Minuto 93. Uno para el final. El Real Madrid volcado en campo azulgrana. El flamante '4' del Barça coge el balón en la zona de banquillos y Marcelo, dando el partido por perdido, decide irse al vestuario antes de tiempo con una entrada durísima sobre Fábregas. Roja directa.

(Foto: TVE)

(Foto: TVE)

Acto seguido, toda la zona técnica del Barça sale en tromba hacia Marcelo provocando idéntica reacción en la del Real Madrid, en defensa del recién expulsado. Empujones, agarrones, insultos e incluso manotazos de por medio. Una imagen esperpéntica para el mundo del fútbol que, una vez más, empaña lo que sucedió deportivamente hablando sobre el césped.

Pero lo 'mejor' estaba por llegar. Özil y Villa son expulsados, el primero por pisar a Fábregas que estaba en el suelo y el segundo por agredir al alemán como respuesta. En esos instantes, Mourinho se dirige al rebautizado por el mismo portugués como 'Pito' Vilanova, con el propósito de introducir su dedo en ojo ajeno. El segundo entrenador del Barça intenta quitarse al míster blanco de encima y este último se queda petrificado con un gesto indescriptible. Lo de Mourinho, fue un detalle, que unido al aspaviento que hizo en una jugada cuando Leo Messi pasó por su lado, dejan en mal lugar al entrenador del Real Madrid.

(Foto: TVE)

(Foto: TVE)

Esta situación límite provocó que los jugadores del Madrid se retiraran a los vestuarios saltándose el protocolo de la ceremonia en la que el subcampeón tiene que presenciar el levantamiento del título. Xabi Alonso reconoce no saber cómo iba el protocolo pero lo cierto es que ante semejante coyuntura lo que menos preocupe sea cumplir esos menesteres.

De nuevo se hablará de lo secundario, del morbo y de la polémica, pero este Barça-Madrid representó, entre otras cosas, la alternativa real de los blancos desplegando un fútbol que sí representa las señas de identidad 'merengues', sobre todo en la primera parte. Hasta el minuto 93, se demostró que el Barça y el Madrid pueden jugar mucho y muy bien al fútbol cuando se lo proponen, de tú a tú. He ahí la demostración.

TOMADO DE EL PAIS.COM Y EL MUNDO.ES

http://www.elmundo.es/elmundodeporte/2011/08/18/futbol/1313625337.html
http://www.elpais.com/articulo/deportes/Messi/unico/elpepudep/20110818elpepudep_2/Tes

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris