Facebook Twitter Google +1     Admin
20131210102329-0-raul1-580x326.png

El Presidente cubano Raúl Castro llegó al estadio FNB de Soweto para asistir al servicio religioso oficial en memoria del expresidente Nelson Mandela, donde más de 90 000 personas cantan y bailan desafiando la lluvia y el mal tiempo que se impone esta mañana en Johannesburgo.

Entonando canciones de lucha y haciendo sonar vuvuzelas, miles de sudafricanos van llenando las gradas, donde algunos llevan ya casi cuatro horas a la espera de que comience la ceremonia, a las 11.00 hora local (4.00 hora de Cuba).

Una banda militar entró previamente en el estadio. Cyril Ramaphosa, vicesecretario del Congreso Nacional Africano y compañero de Mandela en la lucha contra el Apartheid, sube al estrado. Será el conductor de la ceremonia

Ciudadanos sudafricanos congregados por el acto fúnebre para Nelson Mandela. / ALEXANDER JOE (AFP)

Ciudadanos sudafricanos congregados por el acto fúnebre para Nelson Mandela. Foto: ALEXANDER JOE (AFP)

El programa previsto para el acto religioso oficial se inició con coro de gospel que amenizó la espera hasta que el evento arranque con el himno de Sudáfrica.

La ceremonia

Después Cyril Ramphosa y Baleka Mbete, que actúan como anfitriones, dieron inicio a una oración. Tras esto, Andrew Mlangeni, que compartió celda con Mandela durante su cautiverio en Robben Island, inició los discursos e intervenciones que continuaron los nietos de Mandela.

Tras los nietos de Mandela, llegará el momento de la intervención de los líderes mundiales escogidos para glosar su figura. El primero será el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon. Después tomarán la palabra por este orden el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, la presidenta brasileña Dilma Rousseff, el vicepresidente chino, Li Yuachao, el presidente de Namibia, Hikikepunye Pohamba, el presidente de India, Pranab Mukherjee, y el de Cuba Raul Castro. Finalmente le llegará el turno al presidente sudafricano Jacob Zuma.

La ceremonia, que durará cuatro horas, terminará con un sermón a cargo del obispo Ivan Abrahams, y unas palabras de agradecimiento del presidente de la provincia de Gauteng, Nomvula Mokonyane.

Las puertas del estadio se abrieron a las 06.00 hora local para dar cabida a las miles de personas que está previsto que asistan a una ceremonia que se prolongará durante unas cuatro horas.

Además de encontrarse en el antiguo gueto negro de Soweto, donde Mandela vivió durante años, el estadio fue escenario en 1990 de uno de los primeros discursos pronunciados después de salir de la cárcel.

La ceremonia tiene eco fuera del FNB, a través de las cerca de cien pantallas que lo retransmitirán en espacios públicos de todo el país y en otros tres estadios de Johannesburgo.

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris